Arturo Gonzalo Aizpiri (Repsol): ‘Empleados sanos y seguros: una responsabilidad crucial de RRHH’

Arturo Gonzalo - Director de RRHH Repsol Si la gestión de RRHH o, como nos gusta llamarlo en Repsol, de personas y organización (PyO), es un ámbito en el que nunca nos podemos dar por satisfechos, la atención a la salud y la seguridad ocupacional es un ejemplo especialmente claro y rotundo de ello.

Estos días hemos celebrado en Repsol una reunión de todo el equipo de PyO para intentar, más allá de las excepcionales circunstancias que vivimos por la crisis del Covid, dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿cómo puede una función de RRHH contribuir a mejorar el desempeño en salud y seguridad en una compañía como la nuestra?

Como no puede ser de otra manera, la seguridad es un valor siempre presente en nuestros activos industriales y en las operaciones de nuestros negocios comerciales. Y esa forma de actuar debe hacerse extensiva también a todos los empleados que trabajamos en una oficina. Es muy importante dejar claro que la salud y la seguridad nos atañe a todos, y tenemos que evitar la engañosa sensación de seguridad que nos produce trabajar en un entorno tan familiar como una oficina.

Es muy significativo, por ejemplo, que según el National Safety Council de Estados Unidos, los empleados de oficina tienen 2,5 veces más probabilidades de sufrir una caída con resultado de baja que el resto de los empleados.

Creo que las principales responsabilidades del área de RRHH pueden resumirse en los puntos siguientes:

  • Hacer de la salud y la seguridad elementos esenciales de la cultura corporativa, apoyando la adopción por todos los empleados y líderes de una cultura de seguridad justa, recurriendo a la formación y aprendizaje y a la comunicación interna para sensibilizar y formar a los empleados en materia de salud y seguridad en el trabajo y fuera de él.
  • Enfatizar la importancia de la salud y la seguridad durante la selección y la contratación de personal, así como en el proceso de onboarding, para que todos los nuevos miembros del equipo asuman como punto de partida la cultura de seguridad.
  • Velar por que una adecuada atención al bienestar, la salud -incluida, claro está, la salud mental y emocional- y la seguridad redunde en una experiencia de los empleados que refuerce su satisfacción y productividad.
  • Apoyar a los departamentos responsables para que la organización cuente con una normativa interna adecuada, que sea conocida y observada por el conjunto de la organización, y contribuir a la necesaria atención a estas cuestiones en la gestión de contratistas.
  • Favorecer la adopción por la organización y los empleados de nuevas formas de trabajo que favorezcan la conciliación, la desconexión y el disfrute de una vida equilibrada y productiva por parte de los empleados.
  • Situar la salud y la seguridad ocupacional en el corazón de las relaciones laborales y de la negociación colectiva, asegurando la colaboración de los representantes de los trabajadores en el empeño de conseguir una organización más saludable y segura.
  • Definir y desplegar un estilo de liderazgo que ponga siempre la salud, el bienestar y la seguridad como un requisito prioritario del trabajo de los equipos y una palanca de sostenibilidad de la compañía a largo plazo.

 

En conclusión, el bienestar, la salud y la seguridad es un ámbito que atañe de un modo muy especial a los departamentos de RRHH. De todas nuestras responsabilidades, la de asegurar que toda nuestra gente regrese cada día a su hogar al menos tan bien como salió de él es, sin duda, la más importante.

 

Por ARTURO GONZALO AIZPIRI – Director General de Personas y Organización en REPSOL