El rendimiento de una empresa puede aumentar hasta un 88% si cuenta con empleados felices

El estado de ánimo tiene una influencia directa en la motivación de los profesionales: un trabajador contento es un 31% más efectivo. De hecho, según un estudio de la consultora Crecimiento Sustentable, el rendimiento de una empresa puede aumentar hasta un 88% si cuenta con empleados felices.

Trabajo en equipo recursoLa felicidad en el trabajo y la productividad son dos factores que están estrechamente relacionados. Tanto es así que, como demuestran los datos recogidos por la consultora Crecimiento Sustentable en su estudio “Felicidad y Trabajo”, el rendimiento de una empresa puede aumentar hasta un 88% si cuenta con empleados felices.

Otro dato que demuestra que el estado de ánimo tiene una influencia directa en la motivación de los profesionales es que un empleado contento es un 31% más efectivo, concluye una investigación realizada de manera conjunta por el Wall Street Journal, la universidad de Warwick y el Opener Institute for People.

Datos como estos avalan las prácticas que aplican algunas empresas para propiciar un ambiente de trabajo más feliz para sus trabajadores, como el caso de Ikea, que ofrece programas de fisioterapia o shiatsu, o Google, que pone a disposición de sus empleados zonas de juegos o su “20% Time Program”, que permite a sus profesionales utilizar la quinta parte de su trabajo a desarrollar proyectos propios. Estrategias que también benefician a la retención de talento y al compromiso, pudiendo incrementarse hasta un 41% en los entornos laborales formados por profesionales felices, según establece la consultora Delivering Happiness, especializada en cultura corporativa y felicidad en el trabajo.

No tener en cuenta la importancia del bienestar de los empleados tiene un perjuicio económico real para las compañías. Esta misma consultora estima que los espacios laborales no productivos cuestan casi un millón de euros por cada 500 trabajadores, y pueden suponer a la empresa pagar entre un 150% y un 300% extra del salario anual del empleado no productivo. Con la finalidad de potenciar y conseguir la felicidad laboral de los profesionales, Sodexo Beneficios e Incentivos destaca algunos métodos que las empresas pueden llevar a cabo:

  • La importancia de un buen liderazgo. Según un estudio de HAYS realizado con motivo del Día Internacional de la Felicidad, el ambiente laboral y el compañerismo son los principales motivos de satisfacción y bienestar en el trabajo (47%). El papel de los líderes es fundamental a la hora de generar un clima laboral propicio en donde la confianza y la comunicación interpersonal son herramientas clave. Llamar a los profesionales por su nombre, tener en cuenta las necesidades individuales, conocer el sentimiento general del equipo a través de encuestas anónimas o propiciar espacios de trabajo más horizontales son algunas de las prácticas que se pueden aplicar.
  • Facilitar el equilibrio entre vida personal y profesional. Según datos de Sodexo, el 95% de las compañías que ofrecen servicios destinados a mejorar la conciliación (cheques guardería, tarjetas restaurante, etc.) perciben un aumento en su productividad, por lo que es esencial que las empresas interesadas en el bienestar de sus plantillas tengan este factor en cuenta.
  • Apostar por el talento interno. El informe de HAYS apunta que el tercer elemento que influye en la felicidad de los trabajadores es el desarrollo profesional (33%), por lo que valorar el talento y la capacidad de los profesionales tiene una influencia directa en su estado de ánimo y, por lo tanto, en su productividad. Dar prioridad a la propia plantilla a la hora de cubrir puestos de responsabilidad, a través de procesos de promoción interna o facilitar la ampliación de conocimientos ofreciendo planes formativos individualizados son medidas que pueden aplicarse en este sentido.
  • Implantar prácticas de bienestar holístico. Cada vez más compañías están sensibilizadas con el cuidado integral de sus trabajadores al comprender que es tan importante la salud física como la mental. Además, entienden que un mayor bienestar se traduce en más felicidad, y que ésta no puede separarse entre la vida laboral y la personal. Ofrecer programas que abarquen la perspectiva física, nutricional, emocional, social, espiritual, intelectual, financiera y ambiental va a favorecer el día a día de los empleados y va a tener una repercusión positiva en su productividad y motivación dentro de la empresa.