Un 45% de los directivos apuesta por el talento, la formación y la flexibilidad con los empleados para recuperar el crecimiento

Un 45,4% de los directivos españoles cree que la apuesta por el talento, la formación y la flexibilidad con los empleados serán factores decisivos para lograr el éxito en sus empresas en los próximos años. Es una de las principales conclusiones de un análisis realizado por Badenoch + Clark sobre el perfil del directivo durante la crisis. 

Directivo traje recursoBadenoch + Clark -la firma internacional de Executive Search y desarrollo de talento del Grupo Adecco para perfiles estratégicos, Top Management & Executive- ha presentado un análisis sobre el perfil directivo en España durante la crisis sanitaria y económica y sus claves para superarla, el “II Barómetro Badenoch + Clark sobre Liderazgo Directivo en España”. Una investigación en la que se recogen las respuestas de 400 directivos/as y managers para entender mejor el contexto empresarial actual y el mundo postpandemia al que nos dirigimos.

La pandemia ha impactado de forma tan imprevisible en nuestras vidas y organizaciones que ha obligado a muchas empresas a acelerar su transformación digital, incorporando nuevas herramientas, modificando muchos de sus procesos y cambiando la forma de relacionarse con sus clientes, empleados y proveedores. Por otro lado, los meses de confinamiento, las restricciones y las sucesivas olas de la enfermedad han supuesto también todo un desafío para la gestión de los equipos.

La mitad de los directivos españoles (50,3%) ha centrado sus esfuerzos en diversificar o reinventar sus modelos de negocio de diversas formas: realizando cambios importantes en sus líneas de producción, adoptando estrategias de comunicación a través de diferentes canales (omnicanalidad), ampliando o creando su presencia en Internet, automatizando parte de sus procesos, incorporando herramientas de Big Data y Business Intelligence para la toma de decisiones o adoptando medidas más flexibles para sus plantillas, entre otras acciones.

Otras de las estrategias directivas llevadas a cabo para hacer frente a los efectos de la Covid-19 han sido la reducción del número de empleados (16,8%) y la reducción de horas de trabajo del personal (16,1%). Estrategias que siguen la línea de lo que se está haciendo también en otros países para afrontar la situación. Según los cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la pandemia ha reducido en un 8,8% el número de horas trabajadas en todo el mundo a lo largo de 2020. En España se han recortado un 13,2%, un impacto equivalente a la destrucción de 2,01 millones de empleos.

Un 10,1% de los directivos españoles ha apostado por ampliar la plantilla en un año tan complicado como el pasado, en el que la tónica general fue la destrucción de empleo y sólo el 6,7% de ellos se decantó por desarrollar el negocio a costa de recortes salariales.

Además, un 65,3% de los ejecutivos consultados para este estudio afirma que la productividad de sus empleados se ha visto seriamente afectada por la COVID-19. Nunca antes habían vivido una situación semejante, con tanta complejidad, por lo que no saben a ciencia cierta si las decisiones que han tomado han sido las más adecuadas o podrían haberlo hecho mejor. Un 50,5% de los directivos cree que volvería a hacer las cosas de la misma manera, mientras que un 49,5% confiesa que habría tomado otras decisiones. Dentro de este grupo, se dispara el porcentaje de los que habrían preferido reinventar el modelo de negocio (69%) y los que habrían aumentado plantilla (13,4%) y caen los que habrían reducido plantilla (14,1%) y quienes hubiesen recortado salarios (3,5%).

Desde el ámbito directivo también se han echado en falta medidas de apoyo para la formación de los empleados en tecnología. Un 31,5% de los líderes cree que le hubiese servido de gran ayuda en estos meses de crisis. La gran mayoría de las empresas españolas no estaban preparadas digitalmente para el teletrabajo, la seguridad online o el rápido crecimiento experimentado por el e-Commerce a consecuencia de la pandemia.

Por último, un 24,4% de los directivos y directivas entrevistados considera que una mejor formación de la plantilla en softskills o habilidades blandas les habría ayudado a hacer frente a los cambios que ha traído la Covid-19. Entre las más demandadas están la resiliencia, el pensamiento crítico, el compromiso, la flexibilidad, el trabajo en equipo, la mentalidad de crecimiento, el aprendizaje constante e independiente, la creatividad, la toma de decisiones en base a datos y, de nuevo, las habilidades digitales.

Recuperación económica

Fábrica RecursoLa dureza que tuvo de la tercera ola de la pandemia, el lento ritmo del plan de vacunación en los primeros meses y los retrasos en la tramitación de los fondos europeos de recuperación del programa Next Generation EU han llevado al Gobierno a revisar a la baja las previsiones de crecimiento de la economía española para este 2021, pasando del 9,8% al 6,5%. Aunque estiman que se producirá un fuerte crecimiento en la segunda parte del año. Los directivos y directivas españoles consultados para este estudio son moderados en sus expectativas y el 29,9% cree que hasta 2023 no volverán a ver tasas de crecimiento similares a las que había antes de la pandemia.

Uno de cada cuatro (25,8%) sitúa ya en 2022 ese momento y el 20,6% muestra una perspectiva más pesimista, y opina que los efectos positivos no empezarán a notarse hasta dentro de cinco años. Todo parece depender de cómo marche el proceso de vacunación para que puedan levantarse progresivamente las medidas de contención actuales que permitan reactivar el sector de hostelería y turismo, principal fuente de actividad económica en nuestro país. Sólo un 3,8% de los managers españoles piensa que este año alcanzaremos cifras económicas prepandemia.

A pesar de este pesimismo, un 46,4% de los líderes encuestados por Badenoch + Clark dice no sentir temor por el futuro de su empresa. Aunque sí existe cierta inquietud sobre el momento en el que se levanten las medidas de apoyo a las empresas por parte del Gobierno, pues un 26,8% de los directivos cree que, a medio plazo, su compañía puede verse comprometida. Otro 18,2% cree que, en el corto plazo, puede sufrir dificultades y un 8,6% augura que su empresa tendrá problemas a largo plazo.

¿Y cuáles serán los factores de éxito que ayuden a esa recuperación económica?

Para un 45,4% de los directivos y directivas consultados por B+C la apuesta por el talento, la formación y la flexibilidad con los empleados serán factores decisivos para lograr el éxito en sus empresas en los próximos años. Las organizaciones que tengan un proceso bien definido para la captación y retención de talento, así como para la identificación de perfiles con potencial dentro de sus plantillas pueden llegar a ser hasta siete veces más efectivas en resultados empresariales.

La digitalización es el segundo factor más importante para un 18,9% de los encuestados. Seguir una buena estrategia en este ámbito será determinante para el futuro de muchas compañías. Un 17,2% de los líderes citan la cultura y estrategia de la organización como otra de sus claves del éxito. Diferenciarse de la competencia también es un elemento considerado clave por el 15,8% de los líderes. Mientras que sólo para un 2,7% de los encuestados la igualdad de oportunidades y la diversidad se ven como elementos importantes para el éxito futuro de la compañía.

¿Qué habilidades directivas serán las que lideren esa recuperación económica?

Consultados sobre cuáles son las soft skills más importantes que deben tener los líderes para ayudar a sus empresas en estos momentos, un 41,6% de los directivos y directivas considera que la capacidad de adaptación es la habilidad más importante en el entorno cambiante en el que vivimos. Mientras que un 33% apela a la necesidad de mantenerse motivado y transmitir esa positividad a la plantilla. Y un 31,6% cree muy importante la capacidad para resolver problemas de forma rápida y ágil.

La inteligencia emocional, la capacidad de organización, el trabajo en equipo y la flexibilidad se encuentran en un segundo escalón de importancia, seguidas de habilidades como las dotes de comunicación o la capacidad de trabajar bajo presión y el liderazgo. La habilidad valorada con menor importancia por los directivos españoles es la capacidad analítica, con un 13,7% de apoyos.