Un Aplauso a nuestros Héroes Invisibles

Charo Conde SERESCO Por Charo Conde, Gerente de Cuentas del área de Nóminas y de RRHH de Seresco.

Siempre que hay vidas en juego parece una frivolidad hablar de ciertas cosas, por ejemplo, el dinero.

Cuando repentinamente todo a tu alrededor se concentra en una única palabra: Covid-19. Cuando sólo aceptar que hemos sido capaces de “vivir” 50 días confinados en nuestras casas nos ayuda a asumir lo que está pasando. Cuando una de nuestras principales citas del día, la de las ocho, nos acerca a ventanas y balcones intentando aportar un pequeño granito de arena a este sinsentido. Cuando hemos tenido que recibir, a regañadientes, a un “invitado” totalmente desconocido, nada deseado, que osa llevarse consigo a muchos de nuestros seres queridos y nos reta, aun encima, con su más que posible regreso, dejando con altanería la puerta abierta. Cuando todo esto pasa, ciertamente parece frívolo hablar de dinero.

Por otro lado, este forzado estado de reclusión al que nos ha llevado nuestro nuevo “invitado”, nos ha regalado cosas muy importantes: momentos de reflexión, de reorganización de prioridades, de fomento de la creatividad, de verdadera vida en familia – sí, esa familia del Parchís y la Oca en tablero de madera-  momentos de generosidad, de comunicación – la que habíamos perdido cediéndole el terreno al Whatsapp –  y, tantas otras cosas…  Quizás ahora empecemos a valorarlas y seamos capaces de replantear nuestros referentes.

Me parece maravilloso comprobar cómo nuestro mayor enemigo, Covid-19, ha sacado a relucir las mayores miserias de la sociedad actual. Nos ha puesto en nuestro sitio, plantando ante nuestras narices a los verdaderos héroes de todo esto. Yo he descubierto dos tipos. Los de la primera línea del frente o héroes visibles: sanitarios, científicos, investigadores, personal de limpieza, trabajadores de alimentación, transportistas, mensajeros, cuidadores, policías, organizaciones solidarias… ¡habría tantos que nombrar!, en definitiva, todos aquellos que con gran valor y poniendo en riesgo su propia salud, nos han ayudado o a seguir vivos o a seguir viviendo con la mayor “normalidad” posible.

Heroes Seresco Covid-19 Creo que nunca seremos capaces de agradecer lo suficiente su generosidad en estos “tiempos de Guerra”. ¡Cuánto valor han demostrado y qué lección nos han dado! Y hay un concepto que se repite: Valor… valores… me alegraría pensar que esta situación, al menos, nos ayude a recuperar la trascendencia que encierran palabras como estas y que tan perdidas estaban en medio del consumismo que nos rodea.

Pero hoy, quiero dedicar un aplauso también a otro tipo de héroes, esos que permanecen en las trincheras, recargando munición y preparándose para salir cuando hace falta a apoyar a la primera línea del frente. Son los que yo llamo héroes invisibles. Este tipo de soldados pertenecen a otra categoría, la de los que han jugado un papel trascendental para que esa aparente “normalidad” que nos conceden los héroes visibles, venga acompañada a su vez de una mínima tranquilidad, la económica. Seamos realistas, sin dinero nada se sostiene.

¿Alguien se ha parado a pensar estos días en qué sucedería si todos hubiésemos dejado de cobrar nuestras nóminas?. ¿Qué habría pasado con todas esas personas cuya relación laboral con la empresa se ha “pausado”, si no hubiesen existido “soldados” gestionado con una profesionalidad excepcional y en tiempo récord sus expedientes de Regulación de Empleo? ¿Se imagina alguien la cantidad de horas de vida familiar de las que han prescindido estos “soldados” dedicándolas a entender e interpretar los múltiples cambios que diariamente se nos trasladaban desde el Gobierno en el terreno laboral? En una semana se han publicado en España ¡¡20 normas!! En ese mismo tiempo en Alemania fueron 3 y en Francia 5. ¿Nos da esto una ligera idea de la complejidad laboral española?

Asumámoslo: todos dependemos de la palabra tabú más frívola en este momento: el dinero. Todos necesitamos cobrar nuestra nómina en tiempo y forma, los héroes visibles también, y es aquí donde aparecen esos héroes invisibles. En medio de este caos, es un orgullo deciros que en Seresco tenemos la suerte de estar rodeados de ellos y gracias a eso hemos podido aportar a esta terrible situación nuestro granito de arena, nuestra mascarilla social…

Somos una empresa de casi 700 trabajadores. Cerca de 200 pertenecen al Área de Nómina y Recursos Humanos. He vivido estos 50 días entre ellos y los Responsables de RRHH de diferentes empresas. Ha habido momentos de nervios, de gran tensión, pero también de gran complicidad y colaboración mutua buscando un mismo fin.

Hoy me gustaría romper una lanza a favor de mis dos tipos de héroes invisibles: por una lado, esos 200 compañeros que teletrabajando desde sus domicilios y rodeados en muchos casos de sus hijos, han sacado tiempo de donde no lo había para que todos nuestros clientes recibiesen las nóminas de sus empleados como si nada hubiese pasado, adaptando sus cálculos a una legislación laboral que se convertía en un enjambre creciente debido a los cambios y novedades que se producían un día sí y otro también, mientras añadían a su trabajo “habitual” la gestión del ERTE de nada menos que 17.000 personas con sus plazos. Pero, por otro lado, están los Responsables de Personas, esas figuras que algún día encontrarán su verdadero espacio dentro de las empresas, el que les de valor –otra vez la magnífica palabra-,  ese valor que debemos reconocer a los que se ven abocados en ciertos momentos a tomar decisiones desagradables con sus CEOS por una situación no deseada, prácticamente obligada pero que, al fin y al cabo, no deja de ser motivo de desvelos.

Al final no deja de ser una cuestión de generosidad ante una situación nueva para todo el mundo y en donde la solución pasa por un apoyo mutuo. Lo que nosotros podemos afirmar es que estamos realmente orgullosos de pertenecer a esta segunda línea del frente, colaborando con la sociedad haciendo lo que mejor sabemos hacer a través de nuestros héroes invisibles: la gestión de nómina con calidad y a tiempo.