BBVA reduce casi un 23% las salidas previstas en su plan de ajuste

BBVA y la mayoría de la representación legal de sus trabajadores han alcanzado un acuerdo sobre el plan de ajuste que la entidad va a realizar en España y que contempla la salida de 2.935 personas -en torno al 10% de su plantilla en nuestro país- mediante salidas y bajas voluntarias, y el cierre de 480 oficinas. 

BBVA Oficinas recurso empleadosEl ajuste finalmente afectará a 2.935 personas, distribuidas en 2.725 salidas y 210 excedencias (lo que supone una reducción del 22,7% frente a las 3.798 inicialmente propuestas) y a 480 oficinas (50 menos que en la propuesta inicial). La reducción de la cifra de salidas ha sido posible, entre otros factores, gracias a la recolocación de 657 personas en otras funciones dentro de la entidad.

La distribución por áreas de la plantilla afectada será la siguiente: 350 personas en el Centro Corporativo; 254 personas de Servicios Centrales de BBVA en España; 154 personas de estructuras intermedias de BBVA en España; y 2.177 personas de la red comercial. Para determinar las personas afectadas por el proceso, se ha acordado que prime la voluntariedad. Adicionalmente, se tendrá en cuenta la idoneidad para el desempeño del rol y el puesto, la formación, la capacitación, el potencial y la polivalencia funcional.

El acuerdo incluye un plan de recolocación a través de la agencia de empleo Randstad, que se extenderá durante un período de un año, ampliable hasta 30 meses. El objetivo del programa es recolocar con contratos de trabajo indefinidos o mediante autoempleo al 100% de los afectados que quieran seguir trabajando y se adhieran al plan.

Se estima que el coste del plan será de 960 millones de euros antes de impuestos, de los que 720 millones corresponden a las desvinculaciones de la plantilla y 240 millones al cierre de oficinas. Dicho coste será registrado en las cuentas del segundo trimestre de 2021. Este proceso generará unos ahorros estimados de aproximadamente 250 millones de euros anuales antes de impuestos a partir de 2022, de los que unos 220 millones corresponden a gastos de personal. En 2021 los ahorros estimados serán de aproximadamente 65 millones de euros antes de impuestos.

BBVA justifica dicho plan «para asegurar la competitividad y la sostenibilidad del empleo a futuro en la entidad, dado el actual contexto de profunda transformación del sector financiero, marcada por una enorme presión competitiva, bajos tipos de interés, la adopción acelerada de los canales digitales por parte de los clientes y la entrada de nuevos actores digitales».