Beneficios del mindfulness en el lugar de trabajo

Por Adecco. Realizar un taller mindfulness en el lugar de trabajo puede tener una variedad de beneficios que pueden conducir a una mejor productividad. Entre ellos, la mejora del bienestar y la resiliencia del personal, las habilidades de liderazgo, y la promoción del trabajo en equipo y las relaciones entre el personal. 

Mindfulness Adecco El mindfulness puede considerarse como una combinación de actitudes mentales que se desarrollan a través de la práctica. Son 3 las actitudes principales que fomentan la atención plena:

1. Centrarse en el aquí y ahora: 
Es la capacidad de concentrarse en lo que está sucediendo frente a nosotros en el aquí y ahora. Centrarnos en el presente nos permite apreciar todo como si viéramos el mundo que nos rodea con nuevos ojos y desarrollar un sentido de curiosidad por cada cosa. Al centrarnos en el presente, también nos alejamos de los pensamientos negativos sobre el pasado o el futuro. Estas son cosas que ya han sucedido y no podemos hacer nada al respecto o es posible que nunca tengan lugar.

El enfoque en el presente se desarrolla a través de la meditación y otras prácticas que implican concentrarse en algo (por ejemplo, un objeto, nuestro cuerpo, nuestra respiración, sonidos, etc.) y apartar suavemente otros pensamientos que nos distraen. La concentración de la atención plena involucra todos los sentidos. Por ejemplo, un ejercicio puede implicar la observación de un objeto y darse cuenta de todos sus detalles, otro puede consistir en escuchar un sonido en particular, saborear algún alimento o ser consciente de la postura y los sentimientos corporales. Sin embargo, la clave es concentrarse realmente en una cosa a la vez y notar cada matiz y detalle de ese objeto u experiencia.

2. La compasión por uno mismo y los demás: 
La compasión está dirigida tanto a uno mismo como a otras personas. En este sentido, el mindfulness favorece una actitud de apreciación por lo que es bueno en todos, tratando de ver las cosas desde la perspectiva de otras personas y escuchando atentamente lo que se dice. Hay ejercicios de atención plena que tienen como objetivo desarrollar la compasión y la autocompasión a través del aprecio.

3. Desapego de las emociones negativas: 
El desapego no significa no preocuparse, sino poner las cosas en perspectiva. Significa dejar ir las emociones negativas, los juicios, las cosas que nos hacen sufrir al reconocer su existencia, pero tomándonos un tiempo para distanciarnos de ellas. Las personas pueden practicar el desapego con los mismos ejercicios que se utilizan para desarrollar la concentración. Por lo tanto, si los pensamientos vagabundos vienen a la mente mientras intentas concentrarte, la idea es reconocerlos y dejarlos ir suavemente. Así, se llega a un estado mental adecuado para enfocarse en lo que estás tratando de concentrarte.

Qué no es mindfulness

  • El mindfulness no es una práctica religiosa, aunque tiene sus raíces en el budismo.
  • La atención plena no se trata de vaciar la mente de pensamientos. En cambio, se trata de concentrarse y estar presente en el momento.
  • Además, no se trata solo de meditación o simplemente de concentrarse en la respiración. Hay muchas otras formas en las que se puede practicar mindfulness. Incluso mientras estás en una cola, por ejemplo, puedes practicar la atención plena al ser consciente de cómo se siente tu cuerpo o al prestar atención a los sonidos o lo que te rodea.
  • Tampoco se trata de soñar despierto. Todo lo contrario, se trata de ser consciente de lo que ocurre en el momento.

 

Beneficios clave del mindfulness en el lugar de trabajo

Mindfulness Recurso 1. Puede mejorar el bienestar y la resiliencia del personal:
Mediante las prácticas de desapego, concentración y autocompasión, la atención plena puede ayudar a las personas a manejar mejor el estrés y a sentirse más tranquilas. Además, ayuda a reconocer los síntomas del estrés y a lidiar con ellos antes de que sea demasiado tarde. Dado que el estrés puede tener efectos devastadores en la salud de las personas, tanto mental como física, controlarlo puede mejorar la salud considerablemente. Si la plantilla se siente mejor, es menos probable que sufra de agotamiento y que necesite darse de baja por enfermedad. El absentismo, el presentismo (es decir, venir a trabajar incluso si estás enfermo) y la rotación asociada con el estrés tienen un costo muy alto para las empresas. Por esto, si el mindfulness en el lugar de trabajo ayuda a mejorar la salud de los empleados, vale la pena realizar talleres de atención plena o implementar el mindfulness como parte de la cultura empresarial.

2. Aumenta la productividad: 
El entrenamiento en mindfulness puede mejorar la productividad en el trabajo, así como el bienestar del personal. La productividad mejora, en general, porque el personal tiende a estar más feliz al adoptar las ideas de la atención plena. Al promover técnicas de enfoque, la atención plena ayuda a las personas a concentrarse en una tarea a la vez, logrando así un estado de fluidez. Por lo tanto, en lugar de sentirse estresados y preocuparse por cien cosas al mismo tiempo, los empleados deben sumergirse en la tarea que tienen entre manos y abordarla paso a paso. Si los niveles de concentración son mejores, también es probable que disminuyan los costosos errores.

3. Mejora las habilidades de liderazgo: 
Los talleres de mindfulness también son buenos para los líderes y gerentes de equipo, ya que pueden mejorar las habilidades de liderazgo al entrenar la mente para desapegarse. Como resultado, los líderes que practican mindfulness en el lugar de trabajo pueden mejorar en la observación de sus propios pensamientos y sentimientos, distanciándose de ellos y tomando decisiones basadas en hechos en lugar de impulsos o ideas preconcebidas.

4. Promueve un mejor trabajo en equipo y las relaciones entre el personal:
Diversos estudios sugieren que los empleados que practican la atención plena tienen niveles más altos de empatía y trabajan mejor en equipo. Dado que el mindfulness implica compasión, los empleados que lo practican tienden a aceptarse más entre sí, por lo que trabajan mejor juntos. Además, la atención plena mejora el enfoque y la capacidad de atención, lo que significa que mejora la capacidad de las personas para escucharse entre sí sin ideas preconcebidas y sin distraerse. Como resultado, las habilidades de comunicación mejoran y esto beneficia el trabajo en equipo. Además, si los empleados están más felices en general debido al mindfulness, trabajarán mejor juntos y la productividad incrementará.

Mindfulness Recurso 5. Mejora la creatividad y la innovación: 
La creatividad en el lugar de trabajo es fundamental, no solo en términos de inventar nuevos productos y servicios, sino también para la resolución de problemas y el desarrollo de procesos más eficientes. La formación en mindfulness en el lugar de trabajo tiene un impacto positivo en los niveles de creatividad del personal, debido al aumento de la conciencia y la atención.

6. Favorece el desarrollo de mejores habilidades para la toma de decisiones:
Asistir a un taller de mindfulness o una sesión de capacitación también puede conducir a una mejor toma de decisiones. Esto se debe a que nos hace más distantes y objetivos. Por ejemplo, reduce nuestra tendencia a continuar con algo sólo porque ya hemos invertido dinero y tiempo en ello, en lugar de porque vale la pena hacerlo. A veces, es mejor reducir las pérdidas, y la atención plena puede ayudarnos a evaluar mejor estas situaciones. Además, practicar mindfulness en el trabajo puede hacernos más objetivos, al permitirnos ver lo que realmente tenemos frente a nosotros, en lugar de ser influenciados por prejuicios o experiencias pasadas. Por último, con el mero hecho de reducir el estrés, la práctica de la atención plena puede ayudar a las personas a tomar mejores decisiones.

7. Transforma la cultura general de una organización: 
Por último, alentar al personal a desarrollar la atención plena a través de talleres, capacitación y práctica diaria puede transformar toda la organización y convertirla en una «organización consciente». Las organizaciones mindful desarrollan lo que se llama mindfulness colectivo, un área que se está investigando recientemente con resultados interesantes. Una organización consciente es aquella que adopta el mindfulness como parte central de su cultura. No implica que los empleados mediten juntos, sino que actúen de manera consciente, es decir, concentrados, compasivos y con la mente abierta. Las organizaciones conscientes tienden a ser proactivas, ya que se enfocan en lo que realmente sucede a su alrededor, en lugar de actuar en piloto automático y fuera de los hábitos. Por lo tanto, estas empresas pueden ser más innovadoras y capaces de escuchar lo que quieren sus clientes y desarrollarse en consecuencia, manteniéndose por delante de la competencia. Además, la rotación de personal tiende a ser menor, lo que significa que estas empresas retienen talento y experiencia.