La contratación de mujeres cayó un 29% en 2020 por la pandemia

Los contratos firmados por mujeres han caído un 29% durante el último año, mientras que en el caso de los hombres el descenso fue del 24%. Por culpa de la crisis, las mujeres dejaron de firmar cerca de 225.000 contratos durante 2020. 

Mujer laboratorio recurso trabajandoLa firma Randstad ha llevado un estudio sobre la evolución de la contratación femenina durante el último año, comparando las cifras proporcionadas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

El impacto de la pandemia ha afectado especialmente a las trabajadoras, ya que, de media, su contratación durante el pasado año fue un 25,8% inferior a la de los hombres. A excepción de esa considerable diferencia, la evolución de la contratación de mujeres y hombres ha sido similar durante 2020, teniendo como principales desplomes el confinamiento de abril y el mes de agosto.

En el caso del volumen de contratación de mujeres, tras la caída de abril, registró tres meses de ascensos, hasta superar las 674.000 firmas. Después del hundimiento de agosto, donde este indicador cayó hasta los 486.000 contratos, se recuperó la contratación femenina hasta tal punto que el mes de septiembre fue el que más contratos registró tras la pandemia, 732.853. Pero desde entonces, el empeoramiento de las condiciones sanitarias ha provocado que el  indicador haya mostrado una tendencia negativa de cuatro meses de descenso, hasta comenzar el año con 550.578 firmas.

Menores de 25 años son las que más sufren la caída de la contratación

El informe de Randstad analiza las principales magnitudes de la contratación de trabajadoras. Así, los 550.578 contratos firmados por trabajadoras en enero de 2021 suponen el 42,3% del total, una tasa que hace un año se situaba en el 45,1%, 2,8 décimas superior. En cuanto a la tipología del contrato firmado por trabajadoras, el 10% fueron indefinidos y el 90% de duración determinada. Un porcentaje similar en el caso de los hombres, que firmaron un 9,8% de contratos indefinidos y un 90,8% de temporales.

Con respecto a hace un año, el segmento más perjudicado ha sido el de las menores de 25 años, que han visto reducir el número de contratos en un 36,5%. Con caídas menos pronunciadas se encuentran las mujeres de entre 25 y 45 años –el grupo más numeroso-, con un descenso del 27,6%, y las mayores de 45, que firmaron un 26,9% menos de contratos.

El 40% de los contratos de mujeres son en el sector sanitario, comercio y agro

Mujer hospital recurso sanitaria doctora radiografíaEl informe de Randstad destaca que los tres sectores en los que más se firmaron contratos por mujeres durante enero fueron el sanitario (77.599), comercio (74.842) y primario (68.202), que, además, son algunos de los que registraron caídas menos pronunciadas con respecto a hace un año. De hecho, cuatro de cada diez contratos que se firmaron durante enero por trabajadoras fue en uno de estos tres sectores.

Con descensos también inferiores al 20% y volúmenes de contratos superiores a las 60.000 firmas, se encuentran las actividades administrativas y auxiliares, con 66.700 firmas y una caída del 19%, y las industrias manufacturares, que firmó 63.350 contratos y descendió un 6,9% con respecto a hace un año.

Mención aparte merece el sector de los empleados domésticos, ya que es el que tiene mayor presencia de mujeres, nada menos que un 90,4%. Es uno de los pocos sectores en los que la contratación de mujeres aumentó durante 2020, ya que creció un 4,6%, pasando de los 13.919 de hace un año a los 14.563 contratos actuales.

El sector de la logística, uno de los generadores de empleo más dinámico de nuestro país, también aumentó su contratación durante 2020, al crecer un 2,6% desde las 30.484 firmas de enero del año pasado hasta de las 31.2565 actuales.

Por otro lado, los sectores con las mayores caídas fueron la hostelería, con un descenso del 77,3% con respecto a hace un año, y las actividades recreativas y artísticas, que sufrieron un desplome del 66,7%.

En cuanto a los sectores con mayor presencia de mujeres, tras el de empleo doméstico se encuentra el sanitario (78,4%), educación (67,7%) y administración pública (66,3%). Con los porcentajes más bajos se encuentran las industrias extractivas (13,2%) y la construcción (7,5%).