Los cambios en el liderazgo empresarial por la crisis del Covid-19

Por Guillermo San Román, Director Regional del Sur de Europa de Cornerstone.

Guillermo San Román Cornerstone

Son muy pocas las organizaciones que realmente estaban preparadas para que sus empleados trabajasen desde casa. Seguir la marcha bajo el contexto actual no es fácil y estamos todavía adaptándonos a esta situación que nos ha venido de golpe y que está marcando un nuevo desafío para los empleados y para los empresarios. Y es en estos momentos de crisis cuando aparecen nuevas formas de hacer las cosas y emergen los grandes líderes.

Ante la sensación de preocupación e incertidumbre que viven muchas personas, los líderes deben apoyar a sus empleados para superar estos tiempos difíciles. Entrenar y liderar a las personas mientras éstas readaptan sus vidas frente al contexto actual, es uno de los grandes retos para los líderes de las organizaciones actuales. Hay que incentivar a todos los empleados a ser lo más eficientes que puedan y caminar todos juntos hacia adelante. Igual que emergen grandes líderes, también emergen grandes empleados.

Esta crisis mundial está trayendo numerosas consecuencias en todos los niveles de la sociedad y cuando hayamos dejado todo esto atrás, el mundo será diferente. Entre otras cosas, el teletrabajo formará parte de nuestras vidas.

Por eso, desde Cornerstone proponemos una serie de claves sobre los cambios en los modelos de liderazgo ante esta nueva forma de trabajar.

1. Líderes accesibles

En tiempos de incertidumbre es muy importante que los líderes trasmitan estabilidad y tranquilidad. Un fuerte liderazgo contribuye a proporcionar seguridad a los empleados. El líder debe ser accesible y mostrarse cercano para que cualquiera en su equipo recurra a él para resolver dudas e inquietudes. Hay que tener en cuenta que no se van a ver en los pasillos. Por lo tanto, es bueno crear espacios de encuentro tanto formal como informal con el equipo. También es aconsejable trabajar con los empleados sobre sus habilidades. Valorar con ellos cuáles son sus puntos fuertes y cómo pueden usarlos y potenciarlos en su nueva forma de trabajo, lo que les ayudará en su crecimiento personal y profesional. Es importante que el empleado encuentre en el líder a un coach que le va a ayudar a superar sus necesidades.

2. Seguimiento del bienestar de los empleados

La seguridad y el bienestar de los empleados, de sus familias y de su entorno personal es una prioridad en este contexto. Es necesario establecer protocolos para canalizar la comunicación con los empleados, mensajes y expectativas de los trabajadores para que el mensaje sea claro. Es bueno hacer videollamadas o llamadas por teléfono no solo para hablar de cuestiones de trabajo, sino también para preguntarles cómo están y comprobar cuál es su estado de ánimo. Es fundamental que el empleado se sienta querido y valorado por su organización. Los líderes deben implicarse y tener como prioridad el bienestar físico y emocional de su plantilla y, en casos más delicados, hacer un seguimiento individual y personalizado.

3. Reforzar la comunicación bidireccional

La comunicación debe ser clara y transparente, lo que llevará a que haya una relación fluida por ambas partes. Es bueno hablar con honestidad a los empleados sobre cómo está evolucionando la situación en la empresa y estar al corriente de las medidas que está llevando a cabo el Gobierno para poder amoldarse a ellas y así ser capaces de mantener al empleado informado en todo momento sobre las acciones que le pueden afectar. Será bueno además fomentar la relación entre los miembros de distintos departamentos, facilitando las interacciones entre los distintos equipos de trabajo para poder hablar tanto de objetivos comunes de la empresa, como tener conversaciones informales para compartir experiencias y preocupaciones.

4. Formación online continua

Los líderes deben preocuparse por la formación de sus empleados ahora más que nunca, ya que esto puede marcar la diferencia. Para ello, tener una herramienta moderna de eLearning que sea capaz de proporcionar el contenido que necesita el empleado en cada momento para acometer su trabajo de la mejor manera posible y para aprender sobre las nuevas competencias que requieren los nuevos puestos será crucial. Sin ella, será muy complicado para las empresas mantener la competitividad. Cornerstone dispone de dicha herramienta. Además, en su producto de contenido Content Anytime dispone de una suscripción llamada “Remote Work Essentials” que permitirá formar a los empleados en áreas como la gestión del estrés, mejores prácticas para el trabajo remoto, comunicación por email, salud mental, herramientas de colaboración, y otros muchos temas que facilitarán la formación para su mejor adaptación a la nueva forma de trabajar.

5. Gestionar la confianza

A menudo se presenta la preocupación de los líderes sobre si sus empleados estarán desempeñando sus labores de la misma forma que lo harían en la oficina. Y es que, al trabajar desde casa, es más fácil perder la concentración y ser menos productivo por algunas posibles interrupciones. Al no ver a nuestros empleados, es frecuente que se de ese perverso efecto de que ante la falta de información nuestro cerebro genera información negativa. Pero en realidad, los líderes deben aprender a gestionar por objetivos, y a pedir a los empleados tareas y resultados y no tiempo de trabajo. Para ello es importante, si se puede, que se rodeen de personas en las que confíen. Y si no puede ser, deberán aprender a confiar en sus empleados y a valorar sus acciones, sus trabajos y sus consecuciones, y no el tiempo que han estado trabajando.

6. No descuidar a los clientes

El comportamiento de los clientes está experimentando cambios importantes y algunos de esos cambios serán permanentes. Los líderes han de saber detectar esos cambios y promover que su equipo sea sensible a esos cambios y sepa adaptarse a las nuevas necesidades de su cliente. Si fuera necesario deberá estar pendiente de realizar nuevas inversiones que le permitan esa adaptación. Nuestros clientes deben sentir que los proveedores les acompañamos en esta nueva etapa de incertidumbre.

7. Conocer y usar apropiadamente la tecnología

El líder ha de promover el conocimiento y uso de la tecnología entre sus empleados. Para ello, es el líder el que ha de predicar con el ejemplo. Las nuevas situaciones requieren constantemente del uso de nuevas tecnologías que nos permitirán ser más productivos. El líder es además un gestor más de Recursos Humanos. Hoy en día existen herramientas modernas como Cornerstone que les permitirán gestionar mejor sus Recursos Humanos, dotándoles de la formación necesaria, proporcionándoles la capacidad de establecer conversaciones y objetivos con sus empleados que se podrán registrar fácilmente en el sistema, orientándoles en cuanto a las competencias que necesitan sus empleados para desarrollar su trabajo, ofreciéndoles el contenido que necesitan en cada momento para desarrollar sus tareas, mostrándoles quién puede ser la persona más conveniente para ocupar un puesto de trabajo y dotándoles en definitiva de la mejor herramienta que les permita orientar mejor su trabajo y el de su departamento para conseguir los objetivos de negocio que sin duda les van  a exigir.

Como conclusión, es importante resaltar que el apoyo de un buen líder en estos tiempos de crisis tiene mucha importancia, no solo para poder hacer frente a los problemas en épocas de pandemia, sino también para reflexionar y saber reinventarse a nivel profesional y laboral en este momento de crisis. Adaptarse se ha convertido en una necesidad clave en estos nuevos tiempos.