Seis razones para aplicar la gamificación en los procesos de selección

Los procesos de selección están evolucionando a un ritmo vertiginoso y los reclutadores tienen que utilizar herramientas y técnicas diferentes para asegurarse de que contratan al mejor candidato para un puesto determinado. Una de las herramientas más útiles que se ha puesto de moda en los últimos años es la de incluir técnicas de juego en las entrevistas de trabajo.

Realidad Virtual Gamificación recurso videojuegoLa firma Outfinders, empresa española especializada en técnicas de gamificación, señala las 6 principales razones por las que es positivo incluir la gamificación en los procesos de reclutamiento:

  • Detección más sencilla de las principales soft skills: Enfrentar a los candidatos a un entorno gamificado permite al reclutador detectar cualidades que no son tan sencillas de descubrir en un proceso al uso. Gracias al juego, pueden salir algunas habilidades blandas como la creatividad, la tolerancia a la presión, el trabajo en equipo o las habilidades de liderazgo, que son sólo algunas de esas soft skills que rápidamente se podrán ver al aplicar la gamificación a una entrevista de trabajo. 
  • Mayor personalización del proceso: Gracias a las técnicas de juego se pueden diseñar experiencias completamente adaptadas y personalizadas para el puesto vacante y para el perfil de los postulantes. La gamificación es tan versátil que, a partir de una misma estructura, es posible modificar narrativas y pruebas para que el reclutador se centre en las habilidades o aptitudes realmente necesarias para el proceso.
  • Ahorro de tiempo y dinero: Estas técnicas son perfectas para convertir una entrevista de trabajo en algo medible de forma objetiva, evitando así una subjetivación del proceso que pueda sesgar la elección del candidato final. Así, se consigue un gran ahorro de tiempo, al permitir un filtrado más rápido, lo que finalmente se traduce en un ahorro de costes para la empresa.
  • Mejora la experiencia del candidato: Realizar la entrevista en un entorno lúdico es muy bueno para que los postulantes puedan relajarse y mostrar a los reclutadores quiénes son en realidad, ayudándoles a templar los tradicionales nervios que suele suscitar este tipo de situaciones. Además, les ayuda a lidiar con ese sentimiento de fracaso en caso de no haber sido seleccionados, ya que ellos mismos se van a dar cuenta de qué situaciones son las que no han conseguido superar con éxito.
  • Ideal para equipos multidisciplinares: En caso de proyectos que necesiten de perfiles diferentes, incluir técnicas de gamificación en el proceso es una muy buena iniciativa para poder ver a nivel de campo cómo trabajan juntos los diferentes candidatos. Así, estas pruebas permitirán ver cuáles de los postulantes se encuentran más cómodos trabajando entre sí en un mismo proyecto.
  • Mejora la imagen de la marca: Las empresas que apuestan por las últimas tendencias son mucho mejor percibidas tanto por sus clientes como por futuros talentos. Aplicar la gamificación a los procesos de selección va a ayudar a la marca a fomentar una imagen innovadora y actual, atrayendo más y mejor talento.