‘La política de Lagardère Travel Retail es la de digitalizar los procesos de RRHH para tener más trazabilidad’

Cuando Lagardère Travel Retail se planteó la externalización de su nómina en 2019, aprovechó para digitalizar la mayoría de sus procesos de RRHH: el plan de retribución flexible, su archivo de documentos, la gestión del reembolso de los gastos y la firma de documentos, proyectos que ha llevado a cabo de la mano de Atisa

En el número 7 de la revista Factor Humano entrevistamos a María Gutiérrez, HR Director Spain & Portugal de Lagardère Travel Retail; a Stephan Escape, Sales Operations Director de Atisa; y Gerardo Ortiz, HR Management Outsourcing & IT Director de Atisa.

Lagardere Travel Retail - Atisa
Stephan Escape (izqu.), María Gutiérrez y Gerardo Ortiz (dcha.)

¿Cómo y por qué surgió la colaboración con Atisa?

María Gutiérrez: Inicialmente teníamos la nómina internalizada dentro de nuestro grupo de empresas, pero en 2015 se vendió una de las divisiones y el grupo se separó. La compañía escindida siguió prestándonos el servicio de nómina durante unos años, hasta que en 2019 decidimos analizar otras alternativas: tener la nómina internalizada en nuestra compañía o contratar un proveedor externo, y nos decidimos por esta segunda opción. Tuvimos reuniones con diferentes proveedores y finalmente nos decantamos por Atisa. En 2019 contratamos sus servicios y en enero de 2020 comenzamos la implantación.

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo para la externalización de la nómina?

MG: La transición no fue sencilla. Nuestra nómina es muy compleja técnicamente por la propia naturaleza de la empresa. Tenemos más de 500 empleados en España y Portugal, y tres líneas de negocio diferenciadas en tres actividades económicas: tiendas de conveniencia, moda y restauración, por lo que disponemos de alrededor de 20 convenios colectivos distintos. Además, nuestros centros de trabajo están muy dispersos, y, en cada uno, la tipología de punto de venta es distinta, por ejemplo, gestionamos restaurantes abiertos las 24 horas. Por eso, contamos con muchos tipos diferentes de empleados y de contratos: temporales, de relevo, fijos discontinuos, de obra, etc. Igualmente, en alguna de las líneas de negocio, como en restauración, tenemos subrogación de empleados, por lo que, para el cálculo de la nómina, hay que tener en cuenta también derechos adquiridos de convenios anteriores.

 

(…)

(La entrevista completa se puede leer EN EL NÚMERO 7 DE LA REVISTA FACTOR HUMANO)