Fomentar la ‘cultura de la felicidad’ en la empresa es clave para alcanzar el bienestar de la plantilla

Impulsar una ‘cultura de la felicidad’ en las empresas permitirá crear un entorno de trabajo en el que los trabajadores se sientan con mayor energía para afrontar los retos profesionales del nuevo contexto laboral: promover la conciliación, potenciar relaciones con los compañeros, cuidar de la salud integral y crear entornos colaborativos.

Telemedicina recurso ordenador médico Hoy en día, lograr la plena satisfacción de los empleados es uno de los principales objetivos para las empresas. Un ambiente laboral optimista contribuye a aumentar el vínculo entre los trabajadores y la organización, reforzando los niveles de motivación, compromiso y aprendizaje. Algo que, sin duda, repercute positivamente en términos de productividad. Para lograr un entorno de confort y alegría en el trabajo, es esencial que las empresas fomenten una `cultura de la felicidad´ basada en el cuidado de todos los aspectos que influyen en el bienestar y la salud integral de la plantilla.

Esta necesidad de actualizar la cultura vigente en muchas empresas viene respaldada por los datos de la última edición del estudio ‘Cigna Covid-19 Global Impact’, que indican que el 78% de los empleados de todo el mundo reconoce no desconectar nunca del trabajo. La falta de desconexión que este nuevo escenario está generando el incremento de los niveles de estrés. Y este estrés, a su vez, puede generar un efecto en cadena sobre todos los pilares de la vida del empleado, deteriorando su salud física y mental.

Y es que la vida de los trabajadores es compleja, está llena de preocupaciones y responsabilidades que las empresas deben considerar pormenorizadamente para ser capaces de proporcionar una solución a medida de los retos particulares a los que se estén enfrentando. Esta respuesta por parte de las organizaciones deberá abordar todos esos aspectos que influyen en su bienestar y, por tanto, que afectan a sus niveles de felicidad: el acceso a la atención médica de calidad, las relaciones familiares y sociales, la salud financiera, la vida laboral y personal, o la propia salud física y mental.

Retos del nuevo entorno laboral: cómo afrontarlos para alcanzar la felicidad organizacional

La expansión del teletrabajo y el auge de los entornos de trabajo híbridos que está experimentando el contexto laboral actual están alterando la manera en la que se relacionan los trabajadores, algo que, sin duda, afecta a su felicidad. En este sentido, Cigna ha identificado los siguientes desafíos:

· Gozar de buenas relaciones con otros compañeros es clave para generar confianza, ya que facilitan que se puedan compartir preocupaciones o emociones, además de ayudar a tolerar mejor las exigencias y altibajos de la rutina. De ahí que ahora sea más importante que nunca trabajar en la humanización de la tecnología para reforzar las relaciones interpersonales y las conexiones entre empleados.

· La fusión del entorno laboral y personal está desequilibrando la conciliación, esencial para impulsar la felicidad en la plantilla. Por esta razón, resulta especialmente interesante fomentar actividades e iniciativas que formen a los empleados en temas como son la productividad y gestión del tiempo, al mismo tiempo que se impulsan políticas de conciliación basadas en la flexibilidad.

· Prestar más atención a la salud de los empleados. Ya no basta con pensar en términos de cuerpo y mente o salud y enfermedad. Se trata de entender la asistencia sanitaria y el concepto de salud desde un punto de vista más amplio que aborde las consecuencias que la nueva realidad está teniendo a todos los niveles. Sólo desde esta perspectiva integral, en la que se cuenta con cada uno de los miembros de una organización y con su entorno cercano, es posible alcanzar la meta de la felicidad organizacional.

· Los líderes de las empresas tienen un papel clave a la hora de establecer, por un lado, entornos colaborativos híbridos, fundamentales para que los empleados se sientan motivados y parte del equipo, reforzando su sentimiento de pertenencia; y, por otro, proporcionar servicios de telemedicina.