BBVA refuerza la formación online en nuevas capacidades

BBVA ha adaptado su oferta formativa digital a través de su plataforma ‘Campus BBVA’ a las necesidades de sus empleados durante el confinamiento. La respuesta ha sido muy positiva: el tráfico al portal de formación aumentó en un 96% durante el primer mes del confinamiento, con más de dos millones de sesiones. Por las temáticas más consumidas, se aprecia un creciente interés en la formación de nuevas capacidades (datos, diseño, sostenibilidad).

BBVA TeletrabajoLos cursos completados en Campus BBVA se han multiplicado por siete, sumando casi dos millones de recursos formativos en todo el grupo desde el inicio de la pandemia. En concreto, al comparar los primeros 48 días de confinamiento (desde el 10 de marzo hasta el 27 de abril) con los 48 anteriores, se han realizado más de 1.200.000 horas de formación online, lo que supone un incremento cercano al 450%.

Este crecimiento puede explicarse por la extensa oferta y los diferentes formatos que se encuentran en la plataforma digital, así como por un sistema de recomendaciones que, en base a los intereses del profesional, sugiere alternativas innovadoras del mercado: vídeos, podcasts, MOOCs, simuladores, experiencias gamificadas, etc.

Además, muchos de estos contenidos están facilitados a través de alianzas con socios internacionales como Google, LinkedIn Learning, Harvard, IESE y a través de Getsmarter, una compañía educativa que ofrece cursos de universidades líderes como Cambridge, MIT, The London School of Economics, etc.

El modelo formativo de la entidad sitúa al empleado como protagonista de su propio desarrollo y lo dota de autonomía para decidir su trayectoria de aprendizaje. De esta forma, el empleado ya no espera a ser invitado a una acción formativa, sino que tiene los medios para poder decidir su itinerario de aprendizaje y crecer profesionalmente.

Con una profunda cultura de aprendizaje online en la que el 67% de la formación es digital, e inspirado en la filosofía ‘blockchain’, los B-Tokens son la moneda de cambio para comprar y obtener formación. En este sentido y con el mismo periodo de referencia, la obtención de B-Tokens se ha visto incrementada en un 461% (con más de 1.300.000 B-Tokens generados).

Formación en nuevas capacidades ante la nueva normalidad

Por categorías y áreas de formación, se observa que en un primer momento tuvieron mayor relevancia los cursos sobre bienestar digital, enfocados en gran parte al teletrabajo. Desde el principio de la crisis del coronavirus, BBVA puso en marcha una serie de iniciativas para fomentar el trabajo en remoto entre sus empleados y creó un portal de información para consultar las medidas preventivas ante la pandemia y los protocolos de actuación, que también incluía recomendaciones para el teletrabajo.

Los cursos sobre “bienestar digital” o certificaciones financieras han ido dando paso también a cursos con los que el empleado está potenciando el desarrollo de aquellas capacidades clave para BBVA.

Antes de la pandemia, el banco ya estaba trabajando en esta dirección, para proporcionar al empleado las herramientas necesarias para adaptarse a las nuevas competencias y formarse en nuevas capacidades estratégicas. Ahora, el banco está enfocado en llevar esa evolución a los empleados, en prepararlos para el futuro acelerando su desarrollo profesional para que puedan apoyar la consecución de las prioridades estratégicas de la entidad y ser ventaja competitiva.

El perfil de las personas que trabajan en un banco ya no se reduce a economistas y financieros. Actualmente, entre los perfiles más demandados se encuentran los científicos de datos con formación en finanzas cuantitativas o análisis de datos como ‘big data’ y ‘business analytics’. Por ello, la organización ha implementado programas internos que permiten generar comunidades formativas y de conocimiento para proporcionar a los empleados formación en nuevas capacidades como datos, sostenibilidad, salud financiera, economía del comportamiento, seguridad corporativa, diseño, ventas digitales o marketing.

Talleres virtuales sobre ciberseguridad

Una de las categorías que más interés está generando entre los empleados de BBVA es la relacionada con la ciberseguridad, un campo que cobra mayor relevancia en la actualidad por la situación en la que nos encontramos. La adopción de hábitos seguros en el terreno digital está cobrando especial relevancia durante la crisis del coronavirus, cuando los cibercriminales están aprovechando el mayor grado de conexión de los usuarios para lanzar sus ataques.

Adicionalmente a los cursos ofrecidos a través de Campus BBVA, durante el periodo de confinamiento el banco también ha puesto a disposición de sus empleados una serie de talleres virtuales con el objetivo de reducir los riesgos asociados al trabajo en remoto a través de la sensibilización y formación en ciberseguridad.

Desde que comenzó la iniciativa se han celebrado más de 110 sesiones formativas de este tipo, en las que han participado más de 6.500 empleados de cinco países distintos donde BBVA está presente. Entre ellas, se incluyen formaciones específicas sobre cómo proteger la información corporativa durante el teletrabajo, cómo gestionar las contraseñas de manera segura y cómo adoptar hábitos ciberseguros en el entorno familiar.

Otro ejemplo de esta filosofía es el proyecto ‘Ninja’ de BBVA, un programa pionero diseñado para que cualquier empleado de la entidad pueda adquirir conocimientos y habilidades digitales gracias al uso de técnicas de gamificación y a la oferta formativa de socios tecnológicos estratégicos como AWS, Google o Red Hat.

La actividad asociada a este programa, como la participación en talleres, cursos ‘online’ y eventos, ha aumentado en un 74% desde que comenzó el confinamiento. Algo a lo que ha contribuido la apuesta inicial de ‘Ninja’ por un modelo basado en el uso de plataformas digitales, así como la buena acogida de nuevos formatos como charlas y talleres virtuales, que antes se realizaban de manera presencial. Entre los talleres puestos en marcha en las últimas semanas, destacan los orientados a adquirir conocimientos útiles para resolver los retos tecnológicos que plantea la situación actual, como inteligencia artificial o ‘machine learning’.