BBVA incorpora la diversidad e inclusión como objetivo de negocio

El reto de la diversidad es uno de los pilares transformadores para cualquier empresa. En el caso de BBVA, asegurar un entorno de trabajo diverso en el sentido más amplio del término permite adaptarse mejor a las necesidades del conjunto heterogéneo de clientes y ofrecer un servicio más completo.

BBVA diversidad La diversidad es una de las claves sobre las que se estructura la respuesta hacia el reto de la igualdad. En el plano empresarial, una plantilla diversa entenderá y dará un mejor servicio a una sociedad diversa. Cuando todos los miembros de un equipo son muy parecidos, las decisiones se toman muy rápido, pero eso no significa que sean las mejores. Un equipo con personas que aportan diferentes perspectivas puede ser más complejo de gestionar en un principio, pero las soluciones que generarán serán mejores.

“En BBVA estamos convencidos de que la diversidad es una riqueza que debemos fomentar. La diversidad en una plantilla enriquece a la empresa y a los productos y servicios que ofrece a sus clientes”, afirma José Antonio Gallego, responsable global de Diversidad en BBVA. En este sentido, el banco “apuesta por la diversidad desde una perspectiva integral que incluye los valores de la igualdad de oportunidades y la inclusión”.

El hecho de estar en muchos países permite a la entidad adaptarse más fácilmente en campos muy variados de la diversidad, como es el caso de la diversidad cultural y de nacionalidades. Para ello, el banco ha incorporado la diversidad e inclusión como objetivo de negocio, con objetivos propios en cada área del banco, situando la igualdad como una prioridad estratégica.

En una organización global como BBVA, con sedes y oficinas en más de 25 países con culturas diferentes, la diversidad y la inclusión están presentes cada día. A cierre del ejercicio 2020, los empleados mexicanos representan el 30% de la plantilla (36.798 empleados). Por grupo de nacionalidades les siguen los españoles, con un 23,3% del total de trabajadores (28.554 empleados) y los estadounidenses, con un 8,6% (10.537 empleados). Por debajo de los 10.000 empleados se encuentran Colombia, con 6.694 trabajadores (5,5%); Perú, con 6.257 empleados (5,1%); y Argentina, con 6.020 (4,9%), hasta un total de 32 nacionalidades.

En cuanto a puestos del equipo de directivo, los empleados de BBVA por grupo de nacionalidad se reparten en 14.079 mexicanos (24,9% del total de directivos), 13.276 españoles (23,7%), 4.662 estadounidenses (8,2%), 3.286 argentinos (5,8%), 2.553 peruanos (4,5%) y 2.462 colombianos (4,4%).

El banco vela por  la diversidad a través de su Código de Conducta, que prohíbe explícitamente la discriminación por motivos de raza, nacionalidad, religión, origen familiar, idioma o cualquier otra característica que no esté relacionada objetivamente con las condiciones de trabajo.