Ana Romeo (Cigna): ‘Tenemos que cuidar de nuestros empleados para lograr su bienestar en todos los ámbitos’

Con el foco puesto en la gestión del estrés y la salud mental, Cigna está trabajando para cuidar de sus empleados de una forma global, a través de una multitud de medidas en torno a la salud física, mental, emocional y financiera. Además, ha tomado la decisión de abandonar parte de sus oficinas como consecuencia del buen funcionamiento del trabajo en remoto por parte de sus empleados. 

En el último número de la revista Factor Humano, entrevistamos a Ana Romeo, Directora de RRHH de Cigna

Ana Romeo - Directora de RRHH Cigna Actualmente están muy focalizados en la gestión del estrés y en la salud mental. ¿Por qué y cómo lo están haciendo?

El estrés es un factor que ha estado muy presente en el último año en la población trabajadora. Además, sabemos que las consecuencias que puede tener mantener un estrés elevado a lo largo del tiempo son bastante importantes desde el punto de vista físico y conductual (nerviosismo, apatía, irritabilidad, tristeza, fatiga, dolor de cabeza, etc.). En el peor de los casos puede provocar también trastornos mentales, como depresión y ansiedad; enfermedades cardiovasculares; e incluso está relacionado con la diabetes tipo 2.

Por eso, creemos que es muy importante que trabajemos en esto. Primero, a través de la detección, para saber si los empleados tienen estrés o no, y qué nivel tienen. Para ello hemos desarrollado una herramienta que hemos ofrecido a nuestros trabajadores, que, a través de la medición del ritmo cardiaco, la electricidad de la piel y las ondas cerebrales, les ofrece el nivel de estrés que sufren de una forma muy gráfica, con un mapa de color: el azul y verde representa un nivel bajo de estrés; el púrpura, uno más moderado; y el rojo y amarillo, niveles altos. Ese mapa también tiene texturas y movimiento: si la imagen tiene un patrón de movimiento rápido, significa que el nivel de estrés es alto. También muestra rayos de colores alrededor, donde los azules y los verdes representan ondas cerebrales relacionadas con la relajación, y los morados y rojos se relacionan con una sensación de mayor ansiedad. A partir de estas mediciones, las empresas ya podemos poner en marcha planes de actuación para prevenir esas futuras enfermedades en nuestros empleados derivadas del estrés.

 

(La entrevista completa se puede leer EN EL NÚMERO 4 DE LA REVISTA FACTOR HUMANO)