Avanza: ‘Disponer de la foto real del desempeño es estratégico para tomar decisiones basadas en datos objetivos’

Tras la compra por parte del grupo mexicano Movility ADO en 2013, Avanza, una de las compañías de movilidad de viajeros más punteras del mundo, se encontró ante la necesidad de implementar una estructura organizativa más moderna y acorde con el entorno económico y social del momento.

Avanza - Ignacio García de Leániz y Carmen Fernández CarvajalEl profundo cambio cultural que propuso entonces la firma, respaldado por el nuevo equipo directivo, se materializó en el denominado ‘Plan Impulsa’. Este proyecto se convirtió en su nueva hoja de ruta para la gestión de los RRHH, e incluía la creación de un nuevo departamento de RRHH a través del que poder gestionar a más de 7.000 personas. Además, el cambio en la cultura corporativa supuso también el paso de una gestión convencional a una más ágil, basada en las métricas, el análisis y los principios de innovación y mejora continua.

En el último número de la revista Factor Humano entrevistamos a Ignacio García de Leániz, Director de RRHH de Avanza, y Carmen Fernández Carvajal, Gerente Corporativo de Desarrollo de RRHH de la firma. 

¿Qué apoyos buscaron a la hora de materializar el ambicioso ‘Plan Impulsa’?

Ignacio García de Leániz: Pensamos en buscar el apoyo de una solución que fuera sencilla tanto en la implementación como en el día a día. Queríamos, sobre todo, que nuestro proceso de evaluación del desempeño se apoyara en una solución fácil de gestionar desde el nuevo entorno de RRHH, incluso desde el punto de vista tecnológico. Buscábamos una amplia cobertura funcional, pero, sobre todo, sencillez, flexibilidad y transparencia. Queríamos tener a los empleados como aliados en un proceso que para todos era nuevo, y que exigía, de por sí, bastante concentración, por lo que nuestra idea era que la tecnología ayudara, pero de manera ‘silenciosa’. Y encontramos a Cezanne HR.

En lo que se refiere a este proceso de evaluación del desempeño partían de cero, no tenían una cultura previa de fijación de objetivos, ni de evaluación, ni de conversaciones de desarrollo. ¿Cómo abordaron el proyecto?

IG: Buscábamos cambiar la forma de ver y entender a la compañía, pero también el desarrollo de la vida laboral de cada colaborador. Por tanto, teníamos que hacer un esfuerzo importante en la formación tanto de los evaluados como de los evaluadores. El software de RRHH que diera soporte a ese proceso, en este caso Cezanne HR, debía ser muy fácil de gestionar. Avanza es una compañía de 7.000 personas que se gestiona con un 10% de estructura en todos los departamentos, delegaciones y explotaciones. Por eso, era crítico conseguir que la tecnología aportara los beneficios esperados sin que generara una carga de trabajo adicional.

(La entrevista completa se puede leer EN EL NÚMERO 5 DE LA REVISTA FACTOR HUMANO)