Carmen Muñoz (Repsol): ‘La aceleración de la transición energética conlleva la adecuación de los perfiles competenciales’

Ante el reto que supone la transición energética, Repsol ha redefinido toda su estrategia de gestión del talento impulsando un proyecto global de nuevas formas de trabajo, la evolución de su modelo de progresión profesional, y la aceleración de iniciativas de digitalización en la gestión de personas.

En el último número de la revista Factor Humano, entrevistamos a Carmen Muñoz, Directora Corporativa de Personas y Organización de Repsol. 

Carmen Muñoz - Directora de Personas y Organización Repsol En noviembre del año pasado presentaron el nuevo Plan Estratégico de la compañía para 2021-25. ¿Cómo afecta a la gestión de personas?

La estrategia que se ha definido va a marcar la transformación de la empresa para los años siguientes. Supone una aceleración tremenda en términos de transición energética, con el compromiso de asegurar la rentabilidad para financiar dicha transición y favorecer la maximización de valor para los accionistas, cambiando absolutamente toda la cadena de valor. En términos globales, esta transformación se basa en la tecnología, la digitalización y el talento de nuestro equipo.

En lo que se refiere a la gestión de talento, supone una tremenda exigencia para ser capaces de acometer todos estos retos de transición. Y lo estamos abordando basándonos en cuatro pilares: ser una organización mucho más ágil; tener un modelo de liderazgo más inspirador que fomente un espíritu emprendedor, la colaboración, la comunicación y el compromiso; cambiar la gestión de personas para que sea motivadora, más anticipativa y flexible; y avanzar hacia un marco laboral más flexible, que nos permita adaptarnos más rápidamente al contexto y al entorno en el que nos toca trabajar.

¿Y qué cambios va a suponer esta nueva estrategia en lo que se refiere a las fórmulas de trabajo?

Para nosotros, las nuevas formas de trabajo van mucho más allá del concepto de trabajo híbrido en el sentido de dónde se realiza el trabajo. Lo entendemos como un conjunto de herramientas y de acciones encaminadas a conseguir un modelo más colaborativo y ágil, en el que seamos capaces de dar impulso a la productividad en un entorno como el actual, mucho más volátil, dinámico, y con un tremendo nivel de incertidumbre.

En este sentido, dentro del Plan estratégico, hemos lanzado un proyecto global de nuevas formas de trabajo, impulsado desde la Dirección de Personas y Organización, con la colaboración de los negocios. Lo hacemos pivotar en cinco dimensiones. La primera, que es crítica, es la de un liderazgo alineado. Todos los managers y los directivos deben estar involucrados y comprometidos en esta transformación.

 

(…)

(La entrevista completa se puede leer EN EL NÚMERO 7 DE LA REVISTA FACTOR HUMANO)