Hard skills y soft skills, claves para salir reforzados del Covid-19

The Valley Teletrabajo

El confinamiento provocado por la pandemia del Covid-19 nos ha obligado a trabajar con la tecnología impulsando por una parte la digitalización de las empresas y su salto al entorno online, y, por otra parte, la inquietud de los profesionales por adaptar sus perfiles.

Según los expertos de The Valley, cuando esta situación excepcional comience a normalizarse y la actividad económica recupere su ritmo, los profesionales que sepan enfrentarse a los retos y cambios serán más exitosos.

De esta forma, dicha firma ha identificado algunas soft skills y hard skills que cobran cada vez más importancia entre los perfiles profesionales, siendo imprescindibles para ayudar a salir de esta crisis:

  1. Digital Tools: en un entorno cada vez más digitalizado es necesario saber manejar todas las herramientas digitales disponibles en el ámbito profesional para poder desempeñar el trabajo íntegramente de forma digital y de la manera más productiva. Ante el reto del teletrabajo “forzado”, los profesionales deben desempeñar su día a día de forma totalmente distinta a lo que muchos venían acostumbrados, a distancia y de forma 100% digital, y para ello, es necesario el uso de herramientas que permitan una comunicación efectiva, además de una buena gestión del tiempo y de equipos.
  2. Social Selling: debido al cierre de negocios físicos, el eCommerce y la venta online ha aumentado de manera notable. Las marcas se están adaptando a los nuevos modelos de ventas y es necesario que sus profesionales sepan sacar el máximo partido a la posibilidad de generar flujo de caja a través de internet, además de satisfacer las necesidades de sus clientes, que ahora, más que nunca, está en el entorno digital. Así, se deben aprovechar las redes sociales, las plataformas de contenido digital y las tiendas online para llamar la atención de los clientes, generar engagement y lograr conversión.
  3. Productividad y eficiencia con métodos de trabajo ágiles: la transformación digital a la que se están viendo “forzadas” muchas organizaciones no es solo digital sino también cultural y organizacional. Para avanzar y adaptarse a las nuevas tendencias, las empresas se deben transformar en todos los ámbitos utilizando métodos de trabajo adecuados para cada circunstancia. Así, en la situación actual la clave es poner en marcha la metodología de trabajo ágil que ayuda mejorar procesos y eficiencia para mantener el ritmo normal de los proyectos. Se trata de crear tribus formadas por squads (equipos multidisciplinares) que trabajan en sprints, períodos de trabajo cortos con objetivos bien definidos. La agilidad y la cultura colaborativa permiten dar una respuesta a los clientes con la entrega de productos mínimos viables (MVP), que es el resultado final de cada proceso de trabajo ágil.
  4. Productividad y gestión de equipo: ante el confinamiento, los trabajadores se deben adaptar a un entorno laboral distinto, y aunque las tecnologías hoy posibilitan el teletrabajo de forma -casi idéntica- a la que se realiza normalmente en las oficinas, también es cierto que la gestión de equipos y la productividad a distancia presenta algunos obstáculos. Así, para que el teletrabajo sea realmente efectivo, se recomienda crear rutinas productivas y generar hábitos saludables de trabajo en equipo, mediante su correcta gestión y una comunicación fluida para desarrollar equipos unidos y comprometidos.
  5. Branding y marca personal: además de alcanzar objetivos profesionales, es recomendable aprovechar el tiempo libre para impulsar el personal branding. Todo comienza con un perfil de LinkedIn actualizado y optimizado en el que se ponga en valor todo lo que el candidato tenga para ofrecer. Es sumamente importante crear una marca personal profesional que transmita la esencia de la persona y todas sus capacidades. Muchos perfiles en esta época intentan reinventarse o sacar partido de sus habilidades digitales, y la marca personal junto con internet son las 2 mejores plataformas para ello.