Indra retira su propuesta de ERTE y de rebaja salarial

Indra ha decidido finalmente retirar sus propuestas de ERTE y de rebaja salarial por un periodo de tres meses que presentó ante sus trabajadores el pasado día 27 de marzo. Sin embargo, está previsto que el Consejo de Administración, el Presidente, los consejeros ejecutivos y la alta dirección sí se apliquen las rebajas salariales que habían sido propuestas.

Indra Logo

Además, la firma de tecnología y consultoría ha anunciado que buscará un cauce para compartir con la representación de los trabajadores de manera continuada la evolución de las estimaciones de la empresa «con la confianza de poder abordar en el momento que sea necesario las medidas necesarias, contando con su apoyo».

Tal como aseguran fuentes de la empresa, las medidas que presentó la compañía a finales de marzo respondían a su intención de empezar a «mitigar los impactos que la actual crisis sanitaria ya está produciendo y que se van a agravar en los siguientes meses y evitar daños mayores para el empleo en el futuro». Estos impactos podrían ser significativos, según estima Indra. «La diversidad de servicios, productos y proyectos de Indra, así como el número tan amplio de países en los que opera, hace que estos impactos sean muy diversos y se produzcan en momentos y a velocidades diferentes en las distintas áreas del grupo».

Por estos motivos, el planteamiento inicial de la empresa era doble:

  • un ERTE -parte de suspensión y parte de reducción de jornada- que afectaba inicialmente a un 6% de la plantilla en España.
  • una rebaja de sueldo para toda la plantilla no afectada por el ERTE. Esta era creciente de forma progresiva en función del sueldo, empezando en el 5% y llegando al 25% en el caso del Presidente y del Consejo de Administración. Esta rebaja de sueldo no afectaría a los profesionales con sueldos inferiores a 25.000 euros, ni a quien no estuviera por encima de tablas de convenio.

 

Con estas dos medidas, de carácter temporal, Indra perseguía lograr un ahorro mensual para empezar a mitigar los impactos de la crisis sanitaria, así como redistribuir el esfuerzo de una forma equitativa entre todos los profesionales.

Tras la presentación de ambas medidas, la empresa comenzó una negociación con los representantes de los trabajadores, que plantearon a la firma distintas contrapropuestas. Sin embargo, la compañía ha considerado que no eran suficientes para alcanzar los objetivos estimados como necesarios.