Los empleados de P&G apadrinan miles de olivos para frenar el abandono del medio rural

Ayudar a frenar el abandono de las zonas rurales a la vez que se genera un impacto climático positivo es el objetivo de la iniciativa ‘Apadrina Un Olivo’ a la que se ha unido Procter & Gamble (P&G).

RSC P&G Olivo Procter & Gamble El fabricante de productos de consumo de marcas como Dodot, Fairy o Ariel está involucrando a sus empleados en este proyecto para recuperar 3.476 olivos centenarios abandonados en Oliete (Teruel), la cantidad suficiente para retener en su biomasa 1.600 toneladas de CO2.

El objetivo no es sólo recobrar la capacidad natural de estos olivos centenarios para actuar como sumideros de carbono, sino también ayudar a sustentar el ecosistema y la biodiversidad local.

P&G quiere amplificar el impacto de este proyecto con la colaboración de sus empleados en España, por lo que cada olivo estará vinculado a un trabajador de la compañía. Así, P&G busca potenciar las visitas al pueblo y que su plantilla pueda conocer de primera mano el impacto medioambiental generado por ‘Apadrina Un Olivo’, además de las implicaciones de la iniciativa para una comarca que desde hace años sufre una situación de despoblación creciente.

Vanessa Prats, vicepresidenta ejecutiva y Directora General de P&G en España y Portugal, ha señalado: “El impacto en las comunidades y la sostenibilidad medioambiental son dos pilares básicos de P&G en todo el mundo, y sabemos que en este camino no estamos solos. Para recorrerlo, continuaremos alcanzando alianzas transformadoras con organizaciones como Apadrina Un Olivo que nos permitan revertir en beneficio de la sociedad y el planeta”.

Según la define José Alfredo Martín, cofundador de Apadrina Un Olivo, “es una iniciativa que tiene implicaciones más allá del impacto medioambiental positivo que genera. Estamos demostrando que sí es posible un futuro para el medio rural y que hay soluciones para frenar el abandono de las zonas rurales. A través de esta acción con una empresa como P&G y con la colaboración de sus empleados en España, esperamos aumentar el impacto del proyecto y seguir contribuyendo a la transformación de Oliete”.

La recuperación de este olivar abandonado impulsará un modelo de desarrollo rural sostenible con inclusión social que va a permitir la generación de un impacto positivo en Oliete, con apenas 363 habitantes y 100.000 olivos abandonados. Esta iniciativa supone un impulso socioeconómico para la zona, contribuyendo a la creación de empleo y al fomento del turismo local en la región.

Recuperar en lugar de plantar

RSC P&G Olivo Procter & Gamble Desde P&G también ponen en valor el carácter diferencial de esta iniciativa, ya que contribuye a mitigar las emisiones de la compañía en España y Portugal de una forma innovadora: recuperando olivos centenarios como alternativa a plantar nuevos ejemplares. Esto tiene que ver con el hecho de que un árbol recién plantado necesita una media de 10 a 15 años para captar CO2 de forma significativa, mientras que recuperando árboles el efecto es inmediato, además del fomento la biodiversidad que supone. Según los responsables del proyecto, cada olivo recuperado tiene también un impacto atmosférico inmediato y aporta el oxígeno necesario para 4 personas en un día.

La colaboración de P&G España con esta iniciativa es uno de los 21 proyectos que la compañía llevará a cabo en nuestro país en el marco de Lead with love, su programa de acción global. A través de él, P&G llevará a cabo 2.021 proyectos durante 2021 en todo el mundo, enfocados a sus pilares de impacto en la comunidad, sostenibilidad medioambiental e igualdad e inclusión. En España, P&G espera impactar en la vida de 360.000 personas, un 50% más que en el año anterior.