“El gesto que acerca”, nueva iniciativa para motivar a los trabajadores

La vuelta a la “nueva normalidad” empresarial en plena crisis del Covid-19 ha provocado una gran desmotivación entre muchos empleados, creando un gran desafío para los profesionales de RRHH. Por ello, MCI Spain Event Services ha lanzado la campaña “El gesto que acerca”  para ayudar a dichos profesionales en su objetivo de apoyar y motivar a los trabajadores. 

MCI Spain recurso oficina La pandemia ha cambiado la vida de muchos trabajadores, tanto a nivel profesional como personal. Las causas de esta desmotivación son varias: casos de coronavirus en el entorno, ampliación de la jornada laboral debido al exceso de trabajo acumulado, nuevo modelo de teletrabajo, reducción de jornada o ERTE…

Además, aquellas empresas en las que los trabajadores han regresado han tenido que poner en marcha protocolos de seguridad y adoptar medidas para proteger la salud de la plantilla: uso de mascarillas, uso de alcohol en gel, distanciamiento entre compañeros, uso de escaleras en lugar del ascensor, cierre de zonas comunes como comedores, etc.

Estas medidas han provocado que haya menos socialización entre compañeros y, en consecuencia, un aumento de la desmotivación por no poder vivir el entorno de trabajo de la misma forma que antes de la crisis sanitaria.

“El gesto que acerca”, la nueva iniciativa de MCI Spain Event Services 

En este contexto, MCI Spain Event Services, organizador de eventos, conferencias y congresos, ha lanzado la campaña “El gesto que acerca”, dedicada a los profesionales de RRHH, que está dividida en tres etapas: gestos con los empleados en casa, gestos en la oficina y, por último, celebraciones en la oficina, reuniones e incentivos en esta “nueva normalidad”.

  1. En la primera etapa el objetivo es crear, de nuevo, ese vínculo entre el talento y la empresa, donde con pequeños gestos se da un mensaje positivo y de agradecimiento al equipo.  Detalles que no llevan una gran inversión para RRHH, como dulces personalizados con un mensaje motivacional o un kit de barman personalizado, entre otras, funcionan muy bien para esta primera fase.
  2. Una vez en la oficina, a lo largo de la segunda etapa, se intenta fomentar interacción segura entre los talentos y la empresa y de allí crear pequeñas sorpresas y experiencias que no han vivido en los últimos meses trabajando desde casa. Experiencias culinarias o ideas creativas como devolverles su “primavera” que no han podido disfrutar este año y de allí crear un stand de flores en la entrada de la oficina. De nuevo son pequeños gestos que acercan a la marca con el empleado y crean interacción entre compañeros de trabajo.
  3. En la última fase ya se crean experiencias y pequeñas celebraciones o incentivos que acercan más a lo que se ha vivido antes del confinamiento, pero con la seguridad y el distanciamiento necesario en esta “nueva-normalidad”. Por ejemplo, primeras reuniones fuera de la oficina –con toda la seguridad post-Covid– o  viajes incentivos individuales, donde empleados viven una experiencia única con su familia, permiten también aumentar este “gesto” hacia el círculo más íntimo del trabajador.

 

Rudolf Rannegger, Director General adjunto de MCI Spain & Portugal
Rudolf Rannegger

A través de dichos gestos MCI pretende que las empresas puedan motivar a los trabajadores, devolviendo esa relación y vínculo con la marca y su futuro. “No cabe duda de que la crisis del coronavirus cambiará por completo las relaciones laborales, ya que son muchas las medidas que se han tenido que implementar en la oficina y que nunca antes el trabajador había sufrido. Ante esta situación es muy importante que las empresas piensen en sus empleados, les cuiden y les ofrezcan facilidades que los mismos van a valorar positivamente. Las compañías que gestionen esta vuelta a la nueva normalidad de la forma correcta van a crear vínculos duraderos entre la empresa y su talento”, apunta Rudolf Rannegger, Director General adjunto de MCI Spain & Portugal.