Reportaje Retribución flexible: entre los efectos del Covid-19 y la ‘customización’ de los paquetes

La pandemia y el cambio en los hábitos de los empleados que ésta ha supuesto han hecho evolucionar los programas de retribución flexible, tanto en lo que se refiere al salario emocional como al salario en especie. Han aparecido nuevos beneficios (por ejemplo, el pago de los gastos del teletrabajo) y otros ya existentes se han adaptado (formación online). Además, el futuro de estos programas pasará por la personalización de los paquetes y la agilidad en la gestión.

Retribución Flexible Factor HumanoLos planes de retribución flexible están adquiriendo cada vez más relevancia en un entorno económico como el actual, en el que la retribución fija está prácticamente congelada y la variable se limita cada vez más a ciertos perfiles y proyectos concretos. Los pagos en especie y el denominado salario emocional son dos de las pocas palancas que tienen las empresas para potenciar la experiencia del empleado, y conseguir atraer y retener el talento.

La crisis derivada del Covid-19 está teniendo ya importantes consecuencias en las políticas de retribución flexible, especialmente por la implantación del teletrabajo y la flexibilidad horaria que ha traído consigo:

1. estos programas se han convertido en elementos diferenciadores entre unas empresas y otras en la lucha por el talento

2. se ha producido un cambio en nuestros hábitos de consumo, y, por ende, en los beneficios que los empleados vienen demandando

3. la apuesta por el denominado salario emocional se ha extendido a muchas empresas que aún no lo ofrecían.

(…)

Elena Celda - CEO de Sodexo

El reportaje incluye una entrevista a Elena Celda, CEO de SODEXO Servicios de Beneficios e Incentivos, en la que asegura que ‘ante la situación actual que vivimos y que está teniendo un gran impacto en la salud de los empleados, estos modelos son una herramienta clave para que las empresas puedan garantizar el bienestar de sus talentos en un momento donde la conciliación, la desconexión y la flexibilidad son una apuesta clara. Cada vez más empresas apuestan por implantar modelos de retribución flexible que permiten maximizar el poder adquisitivo del empleado de forma sustancial sin aumentar los costes laborales, a la vez que mejoran su bienestar y satisfacción con la empresa. Ahora, más que nunca, es clave maximizar el salario sin que esto suponga incrementar el salario bruto’.

 

(El reportaje completo se puede leer EN EL NÚMERO 4 DE LA REVISTA FACTOR HUMANO)