Ventajas de trabajar en equipos cruzados para explotar la capacidad multidisciplinar

Por Patricia Forment, VP of People & Culture en Holded.

Patricia Forment, VP of People & Culture en Holded Con el auge de las nuevas tecnologías, surge un nuevo escenario en el que las líneas entre los equipos tecnológicos y el resto del negocio se desvanecen a un ritmo muy rápido. Como resultado, las empresas están replanteando la forma de organizar el trabajo.

La organización tradicional, centrada en roles y responsabilidades, está dando paso a los equipos cruzados que cuentan con un rango de capacitaciones mucho más amplio y se centran en resultados. Este nuevo acercamiento con equipos multidisciplinarios se basa en la autonomía de los equipos a la hora de llevar un proyecto de principio a fin, que aplica el talento de cada persona para el beneficio de un objetivo común, de la inteligencia individual a la inteligencia colectiva. Estas dinámicas nos permiten aprender de quien tenemos al lado, de otras disciplinas y formas distintas de desarrollar el trabajo.

Fomentar la variedad de perfiles en el equipo abre un gran abanico de beneficios para los negocios:

Diversidad de perspectivas. Para llegar a ofrecer un producto o servicio, todos los departamentos de la empresa deben estar alineados y conectados, por lo que tener la visión de personas de diferentes disciplinas es necesario. La mirada particular de cada miembro del equipo aporta diferentes matices a los proyectos, no sólo por corresponder a diferentes áreas, sino por el enfoque personal de cada miembro.

Resultados más eficientes. Los equipos multidisciplinares van de la mano de la Cultura Agile. En las organizaciones tradicionales se organizan en áreas de conocimiento; como RRHH, ventas, marketing, etc. Sin embargo, con este nuevo enfoque, los equipos se centran en el desarrollo de un producto. Se trata de una nueva metodología que permite mejorar la calidad del trabajo y adaptarse a los requerimientos de cada proyecto de forma rápida y flexible.

Facilita la innovación. El conocimiento de la empresa está distribuido y no es necesario recurrir continuamente a una única fuente de información. Todo el mundo en la empresa tiene una visión más holística del negocio. Esto permite que puedan estar más involucrados y recibir ideas de personas con perspectivas distintas que pueden enriquecer el resultado final. Frente a esta nueva forma de hacer, se impulsa la creatividad y la aparición de nuevas ideas.

Proceso continuo de aprendizaje. Los empleados dejan de ser especialistas de un área en concreto. Trabajar codo con codo con los demás promueve una resolución de problemas conjunta y te permite aprender mucho de quien tienes al lado. Desde luego, los equipos multidisciplinarios favorecen el desarrollo y aprendizaje dentro de la empresa.

Impulsa el sentimiento de pertenencia. El commitment de los trabajadores aumenta al tener una visión global y sentirse implicados. Esta mirada transversal permite la co-creación. La responsabilidad de entregar el producto o servicio final ya no depende únicamente de un departamento, dando un sentido de unidad y metas comunes para toda la empresa. Se trata de una actitud que involucra a todas las partes.

Satisfacción del cliente. Estos equipos están formados por personas con diferentes conocimientos de las distintas áreas de la empresa, con la capacidad de identificar las necesidades del cliente y crear el producto o servicio que las satisface.

Agilidad en tomar decisiones. El equipo tiene toda la información necesaria, por lo que es capaz de tomar decisiones más informadas de forma independiente. La colaboración y la buena comunicación entre sus miembros hace que se anticipen situaciones y se optimicen los recursos durante cada trabajo.

Sin embargo, esta nueva forma de trabajar no viene exenta de retos. Los más importantes vienen con el cambio de rol de los mandos directivos, pasando de un rol en el que se centralizaba el conocimiento, a uno centrado en la coordinación y orquestación de equipos. También se genera un reto alrededor de dar visibilidad a los proyectos y la implementación de herramientas que faciliten ese trabajo transversal.

Necesitamos roles transversales que tengan una visión integral de toda la empresa. Estos roles ayudan a mantener coherencia en nuestras acciones y mensajes. Son responsables de asegurar que la esencia de la cultura empresarial existe en cada parte del trabajo.

Y, ¿qué viene después de los equipos multidisciplinarios? El siguiente paso es llegar a la cooperación entre diferentes empresas e incorporar profesionales fuera de la propia empresa en diferentes partes del proceso para enriquecer la visión de los mismos.

 

Gracias por suscribirse a nuestra NewsLetter

Comprueba tu bandeja de entrada* para confirmar la suscripción a la Newsletter de Factor Humano.

*No olvides revisar tu carpeta de correo no deseado o SPAM.