BBVA se adapta al nuevo escenario gracias a las metodologías ágiles

Tras decretarse el estado de alarma en España, BBVA se ha adaptado rápidamente a la nueva situación, salvaguardando la salud de sus empleados, gracias a la transformación ‘agile’ en la que la entidad se embarcó en 2014. 

BBVA Vela

El cambio que ha supuesto la irrupción del covid-19 en las empresas ha traído consigo dificultades técnicas y organizativas en el día a día laboral. En el caso de BBVA, gracias a su apuesta por el teletrabajo desde hace años, en apenas 72 horas desde el anuncio del estado de alarma en España el 90% de los empleados de los servicios centrales de la entidad continuaron desarrollando su actividad desde sus hogares. En el transcurso de las siguientes semanas, la red comercial también se fue adaptando a la situación y, a día de hoy, el 10% de los empleados de oficinas bancarias trabaja presencialmente y, el resto, desde su casa.

Una de las razones de la rápida adaptación de BBVA a esta nueva situación es el viaje hacia la transformación ‘agile’ en el que la entidad se embarcó en 2014. La implementación de hábitos de trabajo ágiles, nuevos modelos de relación de los equipos y la descentralización de las decisiones han permitido adecuar la estrategia de la entidad en un corto espacio de tiempo, incluso en un entorno deslocalizado como el actual.

“Las metodologías ‘agile’ permiten una nueva forma de gestionar tanto los proyectos como el trabajo diario a través de la creación de equipos de trabajo autónomos, multidisciplinares y empoderados. Estas características y la experiencia previa de los equipos de BBVA, junto con el apoyo de los ‘agile coaches’, han permitido que el banco se haya adaptado de forma rápida a esta situación tan excepcional y haya podido continuar de forma ininterrumpida su operativa”, subraya Fernando Santaella, responsable de la Disciplina Agile de BBVA en España.

La transformación de la cultura organizativa de BBVA

En BBVA más de 33.000 empleados de los servicios centrales de la entidad ya utilizan la metodología ‘agile’ en su día a día. El cambio fundamental que supone esta forma de trabajar respecto a metodologías más tradicionales es la apuesta clara por el talento de las personas promoviendo nuevos modelos de liderazgo y manteniendo al cliente en el centro de la estrategia.

Claves para que la metodología ‘agile’ sea un éxito

La primera establece un cambio organizativo que permita, de manera dinámica, asignar los recursos necesarios a las prioridades estratégicas de la compañía. La segunda está basada en la ejecución de los distintos arquetipos metodológicos en función de la tipología de equipo y del trabajo que se realice. Los más comunes son ‘Scrum’, para los equipos que desarrollan productos o trabajan en proyectos, y ‘Kanban’, para aquellos que trabajan bajo petición o con tareas recurrentes del día a día.

Los equipos ‘Scrum’ de BBVA en España utilizan en su práctica totalidad ‘Jira’ como herramienta digital en la que tienen reflejada la estructura de los proyectos y las diferentes entregas. Una digitalización que ha permitido que en plena crisis sanitaria por el covid-19 la adaptación de los equipos al trabajo haya sido más rápida.

También es fundamental tener en cuenta el nuevo modelo de relación y cambio de mentalidad que acompaña a las formas de trabajar y que se enfoca en generar entornos de confianza, hacer partícipe al equipo de los resultados del trabajo, innovar y gestionar de manera continuada las prioridades. En la actualidad, ante la imposibilidad de interactuar cara a cara, la ejecución de las principales ceremonias ‘agile’ a través de las videollamadas se han convertido en la herramienta clave para continuar trabajando de manera eficaz.