El 42% de los españoles que teletrabajaron en 2020 ha visto afectado su bienestar emocional

La situación de incertidumbre, cambio de rutinas o hábitos, y la disminución de recursos personales y colectivos para hacerles frente han provocado un desgaste emocional en la población en los meses de pandemia. La disminución de las relaciones sociales y el hecho de compatibilizar el teletrabajo con la crianza de los hijos en casa son dos de las causas más destacadas de esta situación. 

Sanitas videollamada recurso videoconsulta médicoLa situación de pandemia ha generado incertidumbre, así como un cambio drástico de rutinas y hábitos. La disminución de recursos personales y colectivos para hacerles frente han provocado un desgaste emocional, no sólo debido al síndrome de ‘burnout’ laboral -o del trabajador quemado-, sino también a cuadros de ansiedad, depresivos, o ansioso-depresivos, que muchas veces pueden solaparse. Además, gran parte de la población ha visto su situación laboral modificada, ya fuese por el cierre de sus negocios, por la pérdida del mismo o por la adaptación al teletrabajo.

Según el ‘Estudio de Sanitas sobre bienestar emocional’, el 42% de la población que teletrabajó durante 2020 ha visto afectado su bienestar emocional. Esto es consecuencia de diversas situaciones, entre ellas destaca que un 52% de los trabajadores a los que afectó el teletrabajo se sintieron más tristes y apáticos debido a la disminución de las relaciones sociales. Por otro lado, para dos de cada diez españoles convertir el hogar en lugar de trabajo a la vez que se compatibiliza con tener niños en casa ha provocado que el bienestar emocional se viese afectado en muchos momentos. Respecto a la productividad, casi cuatro de cada diez españoles afirman que no se han adaptado bien y que necesitan el trabajo presencial para desarrollar todo su potencial.

El estudio señala que un tercio de los españoles afirma que el año 2020 ha impactado de forma directa en su bienestar emocional. De hecho, esto se tradujo en un aumento de las consultas de psicología. Sanitas realizó el pasado año más de 55.000 videoconsultas de psicología, lo que supone multiplicar por 17 las realizadas en 2019 cuando se registraron poco más de 3.200. Además, en los meses de enero y febrero de 2020 previos a la pandemia se registraron 800 consultas digitales de psicología, mientras que, en los mismos meses del año 2021, en plena cuarta ola, la aseguradora registró más de 15.800 videoconsultas de esta especialidad.

El ‘burnout’ es un síndrome que puede derivar en otros problemas de salud como trastornos psicológicos o alteraciones en la memoria y aprendizaje, y otros problemas como aumento del ausentismo laboral, dificultad para trabajar en equipo, aumento de la movilidad laboral, disminución de la productividad, etc. Por ello, es importante saber identificarlo y tratarlo. Es importante que las personas que detecten una mayor sensación de estrés derivado del trabajo acudan al especialista. La ayuda profesional en estos casos permite disminuir e incluso hacer desaparecer este síndrome. “Para prevenirlo se recomienda establecer límites en los horarios, mantener ajustados los hábitos diarios de sueño, alimentación y actividad física, y realizar actividades agradables de manera diaria para desconectar”, afirma Andrés Córdoba, psicólogo de BluaU de Sanitas.

A su vez, el teletrabajo presenta numerosas ventajas si se gestiona de forma correcta. Entre los consejos para establecer una buena rutina de teletrabajo, Andrés Córdoba detalla: “Es importante acondicionar un espacio de trabajo en el hogar, lo más parecido posible al que tenemos en nuestra oficina, con un mobiliario y condiciones de luz adecuado a la actividad que vamos a desarrollar. Por otro lado, crear una rutina estableciendo un horario para despertarnos y acostarnos que permita regular los ciclos de sueño y el descanso. Por último, es fundamental establecer zonas y horas libres de pantallas, una vez se termine de trabajar conviene realizar actividades que no impliquen utilizar la tecnología para desconectar y dar un respiro a nuestros ojos, oídos y cerebro. La lectura de libros físicos, la elaboración de manualidades o el ejercicio ayudarán a concentrarse mejor al día siguiente”.