Nationale-Nederlanden prueba un modelo de trabajo flexible en sus oficinas centrales de Madrid

La aseguradora Nationale-Nederlanden ha diseñado un modelo de trabajo flexible para la vuelta de los empleados de sus oficinas centrales en Madrid, que conjugará dos días presenciales y tres de teletrabajo durante un periodo piloto de tres meses. 

Nationale NederlandenLas oficinas centrales de Nationale-Nederlanden en Madrid han vuelto a recibir a sus empleados como parte de un modelo de trabajo híbrido que conjuga dos días presenciales y tres de teletrabajo. Una nueva fórmula que busca aprovechar las bonanzas de ambas tipologías de trabajo y que pone en valor la flexibilidad pero, también, la importancia de combinarla con la cercanía y cultura corporativa que la presencialidad facilita. De esta forma, comienza un periodo piloto de tres meses que servirá de plazo para escuchar la opinión de los empleados, conocer su adaptación y construir un modelo híbrido estable en 2022.

Todo el plan de vuelta ha sido diseñado para, a pesar de retomar el trabajo en oficina, hacerlo con todas las medidas de seguridad y salud necesarias, garantizando, así, la adecuación de los espacios y aforos. De este modo, Nationale-Nederlanden opta por un modelo con dos días de presencialidad obligatoria, siendo uno fijado por la compañía para coincidir con los compañeros de área y con carácter rotativo mensual, y otro flexible y a elección del trabajador que, por su parte, tendrá que reservar previamente su sitio para asegurar las ratios de ocupación. De esta forma, y con tres días de teletrabajo, los empleados disfrutarán de un día más en remoto comparado con lo que venía siendo una regla en Nationale-Nederlanden en los últimos años.

Para la compañía, una de las claves para conseguir un modelo híbrido perfecto es conocer el feedback constante de las personas, de tal modo que se pueda ajustar y rectificar. Para ello, Nationale-Nederlanden cuenta con talleres específicos de seguimiento con los equipos y responsables, y encuestas periódicas que ofrecen la información necesaria para saber cómo se encuentran los empleados en pro de poder seguir trabajando en medidas e iniciativas que puedan mejorar el bienestar físico, social y emocional de las personas.

Además, la compañía ha impulsado su proyecto ‘Somos 4.0’ que tiene por objetivo encontrar nuevas formas de conexión, algo clave en esta nueva etapa de experiencia del empleado donde es fundamental encontrar un equilibrio entre flexibilidad y alineación de las personas con la compañía, sus equipos y sus responsables. Un cambio cultural en el que la digitalización es un pilar fundamental para que los empleados puedan distribuirse el tiempo de la mejor forma posible en base a sus necesidades.

La Subdirectora general y Directora de Experiencia del Empleado de Nationale-Nederlanden, Marije Scholma, ha destacado: “Durante estos meses en casa, todos los equipos han trabajado de forma fantástica, pero ahora es importante volver poco a poco a la oficina para reencontrarnos. La tecnología nos ha permitido adquirir nuevas habilidades y formas de colaborar y comunicarnos, pero nunca debemos perder el valor humano que hace que, en Nationale-Nederlanden, seamos una gran familia”.