Las claves para reducir la brecha de competencias de los empleados

El 2020 ha permitido que la trasformación digital se acelerase en apenas unos meses, lo que en condiciones normales habría tardado años. Lo que sabemos es que el cambio ha venido para quedarse y las organizaciones tienen un reto por delante: ¿Cómo adaptarse y crecer en esta nueva realidad? Desde Cornerstone OnDemand creen que la mejor manera de superar los retos es hacer que los trabajadores y las organizaciones sean más fuertes, adaptables y resilientes.

recurso ordenador cascosPara desarrollar competencias críticas -que varían de unas empresas a otras-, la firma Cornerstone OnDemand considera que los líderes deben llevar a cabo tres acciones:

1. Minimizar las brechas de confianza de los empleados: Los empleados tienen menos confianza que los líderes de talento en la capacidad de sus organizaciones de desarrollar y proporcionarles las habilidades críticas que necesitan.

o   Abordar la brecha de confianza: Se necesita una comunicación más trasparente que nunca. Hay que hacer saber al personal lo que se ha invertido en formación para mejorar sus habilidades. A su vez, es vital que los líderes tengan empatía con los problemas o necesidades que muestre cada miembro de la organización. Además, crear planes de desarrollo personalizados para cada empleado permitirá desarrollar sus habilidades según sus necesidades, lo que contribuirá a encajar en la visión y en la estrategia.

o   Integrar el desarrollo en el flujo de trabajo: Atrás ha quedado que los empleados asistan a una formación 100% presencial. Para ello, es necesario que se integre la formación en el flujo de trabajo. Se necesita que cada rol se forme de una manera personalizada según las demandas de sus puestos de trabajo.

Ayudar a los managers a convertirse en coaches: Es muy importante que haya una conexión entre los directivos (coaches) y los empleados para que estos sean escuchados y valorados. Además, los equipos deben estar aprovisionados de las herramientas y los datos adecuados.

2. Identificar las habilidades que los empleados necesitan para tener éxito: La falta de confianza de los empleados puede atribuirse directamente a la aceleración del cambio en el lugar de trabajo. Para ello:

o   Equipar a los empleados con habilidades que enfaticen la adaptabilidad: La agilidad y la adaptabilidad deben primar ante los cambios en la tecnología. Esto permitirá crear un modelo para el trabajo asincrónico que permita a los empleados completar sus tareas desde cualquier lugar.

o   Crear oportunidades que realmente interesen a los empleados: Preguntar a los empleados qué es lo que les importa, ya que cada persona tiene motivaciones diferentes. Tratar de alcanzar un propósito combinado para que las personas puedan encontrar las oportunidades de desarrollo que buscan.

o   Invertir en datos de habilidades para tomar decisiones de negocio más inteligentes y acertadas: Crear un lenguaje de habilidades común gracias a trazar una taxonomía de habilidades ayudará los empleados a tener un fácil acceso a la formación para que identifiquen sus habilidades.

3. Eliminar las barreras que dificultan el desarrollo de habilidades: Los principales problemas para los empleadores que les impiden avanzar giran en torno a la tecnología, la visión y la planificación.

o   Integrar la formación en el desarrollo de tu cultura: Conseguir democratizar el acceso a las habilidades para que cuando los trabajadores accedan a la formación puedan orientar su carrera. Recompensar a quienes participen activamente en realizar cursos de formación para incentivar una dinámica ágil.

o   Ayudar a los empleados a identificar nuevas habilidades: Crear rutas de formación individuales permitirá personalizar la hoja de ruta del empleado que le ayudarán a rendir más y mejor.

o   Demostrar el impacto en tu organización: Tratar de entender todo el universo de habilidades teniendo una visión global de las mismas para saber qué es importante para la organización. Conocer las habilidades críticas y relacionarlas ayuda a identificar las prioridades de desarrollo y las conexiones entre determinados conjuntos de habilidades.