Lidl implica a sus más de 17.000 empleados en un proyecto de bolsas solidarias a favor de Save the Children

Se trata de una colección de cuatro bolsas de tela con diseños exclusivos creados por un grupo niños y niñas de la ONG en colaboración con Agatha Ruiz de la Prada. El dinero recaudado con su venta irá destinado al programa de lucha contra la pobreza que Save the Children desarrolla en España.

Lidl bolsas solidariasTras el éxito de las mascarillas solidarias el año pasado, los más de 17.000 empleados de Lidl en España han participado en la nueva iniciativa solidaria que la cadena de supermercados ha puesto en marcha junto con la ONG Save the Children y la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada. Se trata de una colección cuatro bolsas de tela con diseños exclusivos creados por niños y niñas de la ONG y que desde el pasado 18 de noviembre están a la venta en las más de 630 tiendas de la cadena de supermercados en España.

Se trata de un total de 300.000 bolsas a 1,99€ la unidad. Por la venta de cada una, la cadena de supermercados donará 0,50€ a la ONG. Los fondos que se recauden con esta iniciativa irán destinados al programa de lucha contra la pobreza que Save the Children desarrolla en España. En concreto, se asignarán a la promoción de hábitos y alimentación saludable para las familias en riesgo de exclusión social a través de programas formativos y menús saludables fuera del período escolar.

Tras una primera selección de diez estampados por parte de la diseñadora, los empleados de Lidl realizaron una votación interna para seleccionar los cuatro diseños que finalmente se han plasmado en las bolsas. Para ello, la compañía activó una campaña interna a través de sus diferentes canales para que cualquier trabajador de Lidl pudiera ver y elegir los diseños.

Lidl vuelve a colaborar con Save the Children demostrando su compromiso con la alimentación saludable y la lucha contra la pobreza infantil, poniendo de relieve la problemática de la obesidad infantil en familias en riesgo de exclusión social, ya que según el Estudio Aladino del Ministerio de Consumo, los niños y niñas con menos recursos tienen más del doble de probabilidades de sufrir obesidad que aquellos que sí los tienen. De hecho, cinco de cada diez menores con obesidad pertenecen a familias con ingresos inferiores a 18.000 euros al año.

Con esta iniciativa se ha querido dar un protagonismo especial a los más pequeños favoreciendo desde el primer momento su creatividad y haciéndoles vivir una experiencia única. Por ello, Agatha Ruiz de la Prada les impartió una masterclass donde pudieron trabajar juntos los estampados de la colección.

Según explicó la diseñadora, “personalmente ha sido una experiencia maravillosa y emocionante trabajar con los niños y niñas de Save the Children. Gracias a su increíble imaginación hemos creado unas bolsas preciosas, y comprándolas podemos hacer que su vida y la de sus familias sea mejor”.

Apoyo a 1.600 familias

Está previsto impactar hasta 1.600 familias en riesgo de exclusión social que son atendidas en nueve centros de Save the Children ubicados en la Comunidad de Madrid, País Vasco, Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía y Melilla a través de las siguientes iniciativas:

  • La formación a profesionales de la ONG y a educadores de centros escolares de toda España a través de la creación de “La guía de hábitos saludables”.
  • La educación nutricional a las familias a través de la impartición de talleres “Aprendiendo en familia sobre alimentación y buenos hábitos alimenticios, así como crianza positiva enfocada al fortalecimiento del vínculo familiar.
  • El acompañamiento individualizado que consistirá en un servicio de asesoramiento a las familias a cargo de profesionales sobre hábitos y alimentación saludable. El objetivo es atender a más de 1.430 hogares durante ocho meses.
  • El acceso a menús saludables fuera del período escolar, cuyo objetivo es proporcionar 8.000 menús saludables para los campamentos de verano de Save the Children, que asegurarán a los niños y niñas que asistan al menos una comida saludable al día.

 

Según datos de la ONG, casi la mitad de los padres y madres que atiende han perdido el empleo debido a la pandemia. Ello se traduce en que actualmente un 12,2% de las familias no tiene ningún ingreso, frente al 7,5% de hace un año.

Ante estas carencias, un 31% de las familias sólo come carne o pescado una o dos veces por semana, y cerca del 3% no puede comer estos alimentos nunca. Además, más del 83% de los niños y niñas de estos hogares no llega a consumir las 5 porciones diarias de fruta y verdura recomendadas. Una situación que se agrava especialmente cuando finaliza el período escolar y los niños dejan de acudir al comedor del colegio.