La crisis del coronavirus provoca la pérdida de 834.000 empleos en España

Desempleo Contrato Firmar

El Ministerio de Trabajo ha anunciado que el número de afiliados a la Seguridad Social en el mes de marzo ha sido de 18.445.436 personas, es decir, 833.979 menos respecto al mes anterior, el mayor recorte de la historia. En cuanto al número de parados registrados en marzo, alcanzamos los 3.253.853, lo que supone un incremento interanual del 9%, es decir, 302.365 parados más. Esto supone la peor marca en la historia laboral española donde nunca antes se había registrado un aumento tan significativo del número de parados.

La contratación ha descendido de manera muy intensa respecto a febrero. En total, en el mes de marzo se firmaron 1.256.500 contratos (-26,5%). En el caso de la contratación indefinida se firmaron 145.393 contratos, lo que supone 32.800 menos que en febrero (-18,41%), mientras que la contratación temporal, con 1,11 millones de contratos en marzo, registró un descenso intermensual de 305.453 contratos (-21,56%). En términos interanuales, la contratación desciende también de manera muy intensa respecto al mismo mes de 2019 (-26,51%), y las caídas se producen tanto en el caso de la contratación temporal (-27,38% en su tasa interanual) como de la indefinida (-19,15%). Las cifras de contratación en marzo de 2020 son equiparables a las que se midieron en años de crisis como 2008.

Todas las autonomías registran aumento del desempleo y las estadísticas hablan ya del peor mes de marzo en nuestra historia en cuanto a estos registros. Los sectores que menos se resienten en estas circunstancias son la alimentación, la tecnología, el sector químico, el gran consumo y la distribución, además del sanitario. Por el contrario, la banca, la automoción, el sector inmobiliario, la hostelería, el turismo y ocio son los más dañados.

Según Javier Blasco, director del Adecco Group Institute, “para abril, las cifras previsiblemente serán peores pues en los datos que ahora hemos conocido no están descontados todos los contratos temporales suspendidos y las personas trabajadoras que tengan contratos en vía de ser suspendidos por ERTEs más las que ya estén incluidas en estos procesos. De seguir así, a finales de abril podríamos registrar un nuevo recorte de otros 900.000 afiliados y que el número de parados superase los 3.753.700, con una variación interanual de +590.100 personas paradas (+18,7%)”. Además, el director del Adecco Group Institute también señala que “el cierre de las actividades no esenciales afectará a más de 9 millones de personas, casi la mitad de la población activa y cada mes de inactividad puede suponer una reducción del 3% de nuestro PIB”.

Como apuntan desde Randstad Research, «hay que tener en cuenta que las personas afectadas por un ERTE no pierden su empleo, por lo que siguen de alta en Seguridad Social y no reducen la cifra de afiliación. Durante el mes de marzo los afectados por ERTE y ya incluidos en las estadísticas oficiales son de 150 mil, pero en realidad son muchos más los afectados, pero sus ERTE, de los últimos días de marzo, todavía no han sido aprobados por la Administración e incluidos en las estadísticas oficiales».