Por qué la inteligencia artificial no sustituirá los puestos de trabajo, sino que los mejorará

Por Cyril Le Mat, Director de Ciencia de Datos de Cornerstone OnDemand

En casi todos los sectores y departamentos, parece que la inteligencia artificial es el «plato del día» y todo el mundo está pensando en cómo puede beneficiar a su negocio de alguna manera. Sin embargo, el área que a menudo se descuida es la de RRHH y cómo la IA podría ayudar a su personal. En cambio, cuando se habla de la IA en relación con los empleados, parece tener connotaciones de pérdida de puestos de trabajo y de trabajadores sustituidos por máquinas. Pero estas imágenes están mal concebidas. De hecho, la IA es clave para ayudar a la futura mano de obra, no para sustituirla.

Cyril Le Mat - Cornerstone Humanos frente a máquinas

En primer lugar, quizá sea importante tener clara la realidad tecnológica de la IA, y no dejarse engañar por las teorías distópicas que podamos escuchar. Es fundamental destacar que la IA sigue necesitando una aportación inicial y ¿de quién procede? De nosotros, los humanos. En última instancia, la IA sigue siendo lo que nosotros queramos que sea.

El objetivo es ayudar, no entorpecer nuestra vida laboral. En su nivel más básico, la IA ayuda a analizar y revisar una enorme cantidad de datos que nunca podríamos hacer manualmente y, a menudo, a asumir y automatizar las tareas más mecánicas, lo que nos permite dedicarnos a un trabajo más interesante y añadir más valor en el lugar de trabajo.

Mejorar la experiencia de los empleados

Sin embargo, la IA va mucho más allá de la automatización y la gestión de datos. Además de permitir a los empleados realizar actividades más atractivas y gratificantes, puede ayudarles a desarrollarse. Si RRHH utiliza la IA adecuadamente, puede permitir a los empleados detectar posibles carencias de conocimientos o habilidades, destacando y ofreciendo la formación necesaria o útil para su función y ayudándoles a hacer mejor su trabajo.

Además, el uso de la IA puede incluso remarcar la formación necesaria para dar el siguiente paso en su carrera. Puede proporcionar información sobre funciones laborales completamente nuevas o trayectorias profesionales que un empleado no habría conocido o considerado anteriormente, pero para las que podría ser un buen candidato con el uso de recomendaciones basadas en las competencias. La IA puede producir una experiencia personalizada a medida, permitiendo a los empleados prosperar. Más que hacer un trabajo mejor ahora, se trata de ayudar a crear mejores carreras para el futuro.

Para RRHH, la IA puede ayudar a gestionar mejor las trayectorias profesionales de los empleados, creando nuevas y diferentes oportunidades profesionales y descubriendo talentos
ocultos para nuevas ofertas de trabajo. La IA también proporciona a RRHH una planificación de la plantilla eficaz y eficiente, ayudando a tomar decisiones mejor sustentadas y basadas en datos para preparar y equipar a la plantilla para el futuro.

 

(El artículo completo se puede leer EN EL NÚMERO 4 DE LA REVISTA FACTOR HUMANO)