La igualdad de género, sinónimo de éxito laboral

Por Patricia Puerta, Directora General de QBE España

Patricia Puerta - Directora General de QBE EspañaCon el paso del tiempo, la sociedad sigue dando pasos hacia delante para mejorar la posición de la mujer en el ámbito social y laboral. La situación del género femenino ha progresado, progresa y seguirá progresando, pero no nos podemos conformar con lo que tenemos. Nuestra obligación como sociedad es tratar de conseguir que no haya diferencias entre el hombre y la mujer.

Acabar con la desigualdad de género en el mundo laboral no se limita a reducir la brecha salarial. Se trata de actuar sobre múltiples palancas como la cultura corporativa, los procesos de selección, la formación, la promoción interna, la comunicación, la política de conciliación o la prevención del acoso. Fomentar la igualdad no es una cuestión de imagen corporativa, es un asunto de negocio estratégico. Garantizar las mismas oportunidades entre hombres y mujeres en el entorno laboral y fomentar una presencia equilibrada de género dentro de la organización tiene beneficios demostrados.

En QBE estamos orgullosos de que, actualmente, en nuestra sucursal española contemos con un 51% de mujeres en plantilla y que cinco de los siete miembros de nuestro Comité Directivo sean mujeres, algo que ensalza la inclusividad y diversidad que presenta el sector asegurador y en particular nuestra compañía.

Sin embargo, estas cifras no son suficientes. Las organizaciones aún tenemos un gran camino por recorrer para saber integrar y desarrollar una verdadera diversidad de género, la cual debe ser entendida como un pilar fundamental y rico por su diferencia de edad, sexo, cultura, competencias, hábitos y motivaciones. Si la entendemos de esta manera, nos traerá, sin duda alguna, grandes satisfacciones porque nos permitirá crear un capital humano fuerte, con diversidad de talento, capaz de conseguir los objetivos que la empresa quiera alcanzar.

Sabemos que la diversidad de pensamiento, formación y experiencia permite una mejor toma de decisiones, mejora la calidad de nuestros servicios y nos ayuda a satisfacer las necesidades de nuestros clientes. Nuestra visión es capacitar a nuestros empleados para que den lo mejor de sí mismos creando un entorno en el que se valore la contribución y la voz de todos y todas.

En QBE estamos comprometidos con mejorar la diversidad de género, y formaciones como el QBE Circle, que es una red activa de empleados dedicada a acabar con los prejuicios y estereotipos de género y a promover la igualdad de sexo, es una demostración más de ello. Nuestra compañía tiene como fin alcanzar al menos un 40% de mujeres en el liderazgo para finales de 2025. Por ello estamos adoptando una serie de medidas para contratar, desarrollar y retener a más candidatas, al tiempo que nos aseguramos de que obtienen las oportunidades que merecen. Otro ejemplo de nuestro compromiso es que QBE es signataria de los Principios de Empoderamiento de las Mujeres de la ONU y de la Carta de las Mujeres en las Finanzas del Ministerio de Hacienda.

Como líderes ejecutivos tenemos la responsabilidad de buscar la diversidad, valorar la equidad y adoptar la inclusión, ya sea en el lugar de trabajo, la comunidad, el gobierno o la industria. Los pensamientos, las acciones y el apoyo de los líderes son fundamentales para el avance de las mujeres.

Afortunadamente, dentro del ecosistema empresarial, son cada vez más frecuentes la implantación de programas e iniciativas que empiezan a tomar la relevancia que merecen gracias a medidas concretas y políticas reales que materialicen las buenas intenciones. Creo firmemente que la igualdad tiene que ser un hecho real para el conjunto de las empresas en España, en Europa y en el mundo. Y que esta igualdad debe ser medible, cuantificable y aplicable. De nada sirve poner en valor el papel de la mujer si después no se predica con el ejemplo en las compañías y en la sociedad en general.

La gestión de la diversidad en las empresas no se debe hacer por simple actualidad. El motor de la igualdad de género y de la inclusión ha de ser por razones morales y por los numerosos beneficios que aporta a las compañías. La pluralidad fomenta la atracción de nuevos talentos, aumenta la competitividad, favorece la innovación, potencia la responsabilidad corporativa, mejora la satisfacción del equipo y aumenta la capacidad de adaptación al cambio.

En definitiva, la visión de las empresas debe ser la de contribuir a la aceptación de todas las personas y la eliminación de los prejuicios socioculturales que impiden el desarrollo profesional y el pleno rendimiento, ya que la unidad aporta más valor y permite alcanzar siempre metas más remotas.

 

Gracias por suscribirse a nuestra NewsLetter

Comprueba tu bandeja de entrada* para confirmar la suscripción a la Newsletter de Factor Humano.

*No olvides revisar tu carpeta de correo no deseado o SPAM.