Del teletrabajo al smart working, las claves para retener el talento

La alerta sanitaria por el covid-19 va a marcar un antes y un después en muchos sectores, que han podido comprobar cómo se han puesto en marcha con éxito modelos flexibles de trabajo para mantener la actividad. El siguiente reto que tienen las empresas es cuidar a sus trabajadores, el principal activo de la compañía, según apunta Miguel Moraleda, CEO de Nexo Professional Community, la plataforma de trabajo que conecta talento con empresas. 

Nexo covid

De esta forma, Moraleda alerta de la necesidad de no descuidar a los empleados en un momento tan delicado como este. “Promover, atraer y retener el talento siempre ha sido clave, pero ahora resulta fundamental si queremos salir bien parados de esta crisis”.

Por ese motivo, desde la plataforma de trabajo colaborativo abogan por hacer una gran inversión en el capital humano de la empresa, “el mantra tradicional de ‘atraer y retener’ está siendo reemplazado por ‘atraer y atraer continuamente’. Un cambio que se debe al aumento de la mano de obra externa: el 79% de los ejecutivos espera que los trabajadores externos temporales y autónomos reemplacen sustancialmente a los empleados a tiempo completo”, explica Moraleda.

Ofrecer a los candidatos aquello que están buscando: la era del smart working

“Las estrategias tradicionales de contratación y participación deben evolucionar para centrarse en dónde y cómo los candidatos quieren trabajar”, apuntan desde Nexo. Dentro de todas las nuevas tendencias que surgen en el entorno laboral y profesional, destaca el smart working, una nueva manera de gestionar a las personas. “Se trata de llevar el teletrabajo un paso más allá optimizando tanto el rendimiento de los trabajadores implicados en él como la consecución de los objetivos empresariales”, explica Moraleda.

El smart working se centra en proporcionar al trabajador de otros recursos necesarios para que pueda realizar sus tareas de la mejor forma posible, de forma que:

  • El smart working no se centra en el tiempo trabajado, sino en los resultados obtenidos.
  • La flexibilidad espacial del teletrabajo es algo que también incluye el smart working. Ofrecer al trabajador la oportunidad de elegir los lugares en donde llevar a cabo sus tareas es una fórmula para optimizar los resultados (no solo en casa, sino en cualquier lugar). Este es otro ejemplo de cómo el smart working apuesta por los resultados obtenidos y no por detalles muchas veces irrelevantes, como el lugar desde donde se realiza el trabajo.
  • Además, a través de las nuevas tecnologías, el smart working  proporciona al trabajador todos los recursos necesarios para llevar a cabo su trabajo de la mejor forma posible. En este sentido, el trabajo colaborativo es imprescindible.

 

Por tanto, el smart working es una manera de hacer teletrabajo de forma más eficaz y eficiente, teniendo como máxima la idea de que lo que importa realmente son los resultados. De hecho, son estos los que van a proporcionar beneficios a la empresa contratante.

“Aparte debemos tener en cuenta todas las ventajas que ofrece para el trabajador: una mejora en la conciliación, menor estrés, más flexibilidad de horarios, mayor productividad y una reducción de gastos al evitar desplazamientos. Para la empresa, esta fórmula representa reducir costes, contar con mejores candidatos, menor absentismo laboral, retención, atracción y fidelización del talento, etc.”, asegura Miguel Moraleda.

Desde Nexo afirman que atraer y retener empleados a tiempo completo solía ser el único enfoque para la contratación de gerentes. En el nuevo mundo del trabajo, la contratación es una propuesta mucho más amplia que incluye todo el talento, desde empleados a tiempo completo hasta consultores y autónomos.